SEGUINOS

POLITICA

El Gobierno buscará un acuerdo para reducir giros a las provincias

Luego de que hizo eclosión el conflicto con el PJ en el Senado , el gobierno de Mauricio Macri buscará recomponer lazos con los gobernadores, senadores y diputados del peronismo, porque entre otras cosas analiza negociar con ellos, luego de anunciar recortes en la Nación, un acuerdo para reducir las transferencias a las provincias.

Se trata de las transferencias no automáticas de gastos corrientes (administrativos) del 8% del PBI, unos $105.000 millones. La Casa Rosada evalúa negociar solo una parte, según altas fuentes de la Casa Rosada.

En el acuerdo podría entrar un recorte de subsidios al transporte, que benefician a la Ciudad y a la provincia de Buenos Aires en detrimento del interior, y el traspaso a esas dos jurisdicciones de subsidios a las empresas de energía Edenor y Edesur. Estos dos puntos son reclamos de los gobernadores.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio , considera que la relación con los gobernadores del PJ nunca se rompió: once de ellos decían que la ley del PJ que anuló el aumento de tarifas de gas, luz y agua, que luego Macri vetó, era un “mamarracho”. Hay diálogo en buenos términos.

El problema son los senadores. Frigerio, Emilio Monzó , presidente de la Cámara de Diputados, y Sebastián García De Luca, viceministro del Interior, presumen que el jefe del bloque del PJ, Miguel Pichetto , estaba obligado a apoyar el proyecto de ley luego vetado. Debió preservar la unidad de su bloque y el acuerdo con Sergio Massa , jefe del Frente Renovador, con miras a sostener la alianza electoral del peronismo federal, con Massa y las provincias, que podría llevar como candidato presidencial al gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey .

En declaraciones a Radio Cultura, García de Luca dijo que la negociación pasa por “muchas cosas del presupuesto, transferencias, competencias de Nación y provincias; queda mucho por negociarse, lapicera en mano. Empezar a ver el presupuesto y cómo optimizamos los recursos que hoy son escasos”.

Consultado sobre el clima con el PJ, agregó: “Entendemos y encontramos mucha racionalidad en ellos y predisposición a colaborar. Los gobiernos provinciales hoy están en una situación fiscal mucho mejor que la que llegaron en 2015”.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, comentó en reuniones reservadas que el ajuste pasará, en parte, por un recorte de transferencias no automáticas a las provincias. Pero se mantendrán inalterables, en cambio, los envíos de la coparticipación automática.

No se tocarán el Fondo del Incentivo Docente ni los planes sociales. El gasto en obras públicas se sustituirá con programas de participación público privada (PPP). Y ya está en marcha una profunda revisión de las pensiones a discapacitados mal otorgadas y jubilaciones de privilegio. No hay margen político para una nueva devaluación,

Para legitimar futuros pedidos a los gobernadores, Dujovne y el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, se curaron en salud y anunciaron un recorte de gastos administrativos de $20.000 millones en recortes de viajes, automóviles, gastos operativos, reducción de contratos precarios y congelamiento de ingresos en la planta del Estado.

Dujovne dirige el plan económico y el acuerdo stand-by con el FMI, que podría anunciarse antes del Mundial de Fútbol Rusia 2018. Y, antes que ello, Macri analiza un nuevo anuncio de recortes. La ley de presupuesto 2019 que se negociará con el PJ tendrá una pauta de déficit fiscal que surgirá del acuerdo con el FMI, de entre 1,7% o 1,3% del PBI. Hoy es 2,2% y bajar medio punto implica recortar $65.000 millones.

Un 75% del presupuesto es rígido (sueldos, jubilaciones y gasto social) y el ajuste surgiría de una masa de $520.000 millones (4% del PBI) compuesta de subsidios (energía y transporte) transferencias a provincias y obras no prioritarias.

Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, dijo que “la ley de responsabilidad fiscal implica que el gasto público no crezca en términos reales, que viene pasando este año, porque hay caída del gasto real, y con un crecimiento de la economía de 2,5% hay una baja del gasto y del déficit”.

Fuente: La Nación.

Descargar Semanario Seis Páginas