SEGUINOS

POLITICA

El Gobierno encomendó a sus legisladores defender el pacto con el FMI en el Congreso

Tres horas después de que la oposición terminara de fustigar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el recinto de la Cámara de Diputados, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, recibió a una tropa de legisladores nacionales del oficialismo. Eran once diputados y senadores que lo escucharon atentamente. El ministro les dio los argumentos para defender la decisión de ir al Fondo y para entrar al debate que se viene en el Congreso: el Presupuesto 2019.

Estuvieron junto a Dujovne los senadores Esteban Bullrich, Silvia Elías de Pérez, Claudio Poggi y Pamela Verasay y los diputados Nicolás Massot, Eduardo Amadeo, Luciano Laspina, Mario Negri, Miguel Bazze, Luis Pastori y Javier Campos. Todos ellos integran las comisiones que deberán abocarse desde el 15 de septiembre al debate del Presupuesto.

Además, el ministro los instruyó sobre el acuerdo con el FMI, que apenas horas antes había sido denostado por el PJ-Frente para la Victoria, el Movimiento Evita y el Frente de Izquierda en el recinto de la Cámara de Diputados.

Esas tres bancadas habían pedido una sesión especial para intentar tratar y aprobar los proyectos que reclaman al Ejecutivo que haga pasar el acuerdo con el Fondo por el Congreso. Sin embargo, estuvieron muy lejos de conseguir el quórum necesario para sesionar. El reglamento pide 129 diputados sentados en sus bancas. Hubo 68.

La escena mostró que la unidad de la oposición, alcanzada en debates como la Reforma Previsional en diciembre o la ley para ponerle tope a los aumentos de tarifas el mes pasado, no constituye un acuerdo permanente. El resto del peronismo, repartido entre el Frente Renovador y el bloque Justicialista, no está de acuerdo con tratar en el Congreso el acuerdo con el FMI. El costo político de la decisión, dicen, debe pagarlo el presidente Mauricio Macri. Si la oposición lo lleva a los recintos de ambas Cámaras y lo rechaza, advierten, será señalada por obstruccionista. Si lo aprueba, por colaboracionista.

En desacuerdo con esa visión, intentaron sesionar el martes los kirchneristas, el Evita y la izquierda, a quienes se sumaron los santafesinos Alejandro Ramos y Alejandra Rodenas.

“La Constitución Nacional es clara cuando le da atribuciones al Congreso para pronunciarse en cuanto a los empréstitos que pudo tomar nuestro país”, advirtió otro santafesino, el jefe del bloque del PJ-FpV, Agustín Rossi, quien insistió en que el acuerdo necesita de la ratificación legislativa. Para Rossi, la decisión de acudir al Fondo “es volver 20 años para atrás la historia económica de este país” y fue la conclusión lógica del acuerdo con los fondos buitre, que consideró “mal hecho, a las apuradas, oneroso para los argentinos” y causante de “una toma de deuda desmesurada”.

En ese contexto, le pidió al Senado que no apruebe el pliego del nuevo director del Banco Central, Luis Caputo, artífice de la política de endeudamiento durante su paso por el Ministerio de Finanzas. “La Argentina no va a crecer con el FMI. De ese dinero, nada va a ser utilizado para el desarrollo productivo. Todo va a ir a seguir pagando los intereses de la deuda y la fuga de capitales”, se quejó.

Para la rionegrina María Emilia Soria, en tanto, la carta de intención firmada entre el Gobierno y el Fondo no sólo es ilegal, es inconstitucional. Por ello, avisó: “No va a ser cumplida por las próximas administraciones”.

Fuente: El Cronista.

Descargar Semanario Seis Páginas