SEGUINOS

NACIONALES

El Gobierno minimizó el paro nacional e insinuó que no convocarán a la CGT

El gobierno de Mauricio Macri admite por lo bajo que el paro nacional de las dos CTA y la CGT fue “contundente”, pero lo minimiza en sus discursos y avisa que la manifestación de fuerza del movimiento sindical no le torcerá el brazo y no convocará a los dirigentes de la central obrera. Por lo menos, no lo hará en los próximos días. Así lo confirmaron fuentes de la Secretaría de Trabajo al diario Clarín y así lo insinuó este miércoles el propio ministro de Producción, Dante Sica.

“Seguiremos manteniendo el diálogo con todos los sectores que tengan capacidad de construcción”, dijo determinante el martes y este miércoles lo ratificó en una conferencia de prensa en la Quinta de Olivos luego de tener la reunión de Gabinete con el presidente Mauricio Macri.

“En términos general, fue un paro que no tuvo la contundencia que tuvieron otros” (Dante Sica, ministro de Producción y Trabajo) Sica señaló que la huelga general “quizás se sintió mucho más” en el área metropolitana por la falta de transporte, pero que según sus datos en el sector privado se registró “entre el 40% y 70% del presentismo”.

“En términos general, fue un paro que no tuvo la contundencia que tuvieron otros. Si no hubiese estado lo del transporte, quizás el presentismo hubiese sido mucho mayor”, concluyó. “Seguiremos manteniendo el diálogo, trabajando en los temas que nos preocupan como el empleo y la actividad económica. Lo haremos con todos los sectores en los cuales encontremos que hay una instancia de poder trabajar en conjunto y de poder construir una instancia superadora. Vamos a hablar con todos los sectores que tengan capacidad de diálogo, capacidad de construcción aún en la disidencia”, dijo en diálogo con Radio Mitre. Y se sumó a la postura que manifestó Macri desde Nueva York, donde se encontraba para participar de la asamblea de la ONU.

“El paro no contribuye en nada”, dijo y agradeció “a los argentinos que contra viento y marea fueron a trabajar”. Si bien en Cambiemos reconocen que la huelga nacional tuvo un impacto importante, creen que detrás de la protesta se encuentra el kirchnerismo y parte del peronismo. “El paro fue contundente”, admitió a diputada bonaerense de Cambiemos Anahí Bilbao y analizó que los argentinos están “pasando momentos difíciles”.

No obstante, en línea con el discurso del Gobierno nacional, se quejó de que no se haya asegurado el servicio de transporte público. “Eso perjudicó a muchos que querían ir a trabajar, que tenían ganas de no parar”, indicó.

La respuesta de la CGT El secretario general del gremio de gastronómicos, Luis Barrionuevo, afirmó este miércoles que el de Mauricio Macri es un “gobierno caprichoso que sigue adelante con una política salvaje”. “Fue un paro más ante un Gobierno que seguirá sin resolver los problemas de fondo, lo que avizoro es que se acrecentará el plan de lucha, escuchamos lo que dijo que triunviro de la CGT. El Gobierno no tiene plan B”, dijo Barrionuevo. En la misma línea, se manifestó el moaynista Omar Plaini.

“Entendemos que se va a agravar la conflictividad porque está claro que el programa de ajuste va a ser de más presión y más condicionamiento, se profundizará el ajuste con represión”, dijo el líder del gremio de Canillitas. “Pese a la represión que el gobierno realice nosotros no vamos a dejar la calle por lo que vamos hacia el aumento de todo el conflicto”, añadió en declaraciones formuladas esta mañana a radio AM530.

“Macri no entiende nada, él dijo que necesitaba seis meses, y no dio resultado” (Luis Barrionuevo, líder del gremio gastronómico y ex aliado del Presidente) “El paro fue total, fue absoluto. No trabajó prácticamente nadie, con lo cual esto muestra el descontento popular que hay con este gobierno. Lo de ayer trascendió mucho más allá del tema sindical”, expresó.

“Había comerciantes que paraban, ellos mismos cerraban sus comercios, las pymes acompañaron porque las economías regionales se sintieron referenciadas en este accionar que tomo el movimiento sindical”, agregó. La crítica de Barrionuevo es una herida abierta dentro del esquema de negociación del gobierno de Macri con el movimiento obrero. Es que el líder de los gastronómicos es uno de nos sindicalistas que más cercano estuvo al Presidente durante los dos primeros años y medio de gestión e incluso durante la campaña electoral de 2015. Ahora, ante la situación económica y el aumento del desempleo, Barrionuevo decidió tomar más distancia de la coalición Cambiemos y expresó fuerte críticas a la administración central al considerar que no consensúa sus decisiones.

“Toda la pelea por el dólar y la inflación, todo lo que prometió el Presidente en su campaña ha fracasado, mientras la Argentina sigue endeudándose” afuera, analizó en diálogo con Radio La Red. “Mauricio Macri no entiende nada, él dijo que necesitaba seis meses, y no dio resultado, vamos casi a terminar el mandato y fracasó su política. Parte del Gabinete que son sus ojos, el Messi de la finanzas que es Caputo y lo saca. Este es un problema del Gobierno, ellos elijen la política que llevan adelante”, sostuvo.

Fuente: IP Profesional.

Descargar Semanario Seis Páginas