SEGUINOS

NACIONALES

El Gobierno prevé acordar con el FMI en una semana: negocian la política de intervención del Central

El nuevo acuerdo con el FMI se aprobará a mas tardar el miércoles de la próxima semana e incluirá el anticipo del cronograma de desembolsos previsto originalmente. Ese es el diagnóstico de los negociadores del Gobierno.

No está claro que el nuevo entendimiento incluya un mayor respaldo global, por encima de los 50 mil millones de dólares del programa original. En el mercado habían circulado versiones de la posibilidad de subirlo hasta los 65 mil millones de dólares. “Anticipo de desembolso seguro, más fondos no está claro”, agregaron a LPO fuentes al tanto de las los negociaciones.

Con el presupuesto encaminado y comprometido a alcanzar el déficit cero el año próximo, hoy la principal discusión con el FMI pasa por la política de intervención en el mercado cambiario del Banco Central.

Los técnicos del organismo no están cómodos con la falta de transparencia y de política monetaria del presidente del Banco Central, Luis Caputo. La discusión que se inició como una pulseada sobre hasta que punto había que liberar el tipo de cambio -con el FMI más cerca de la libre flotación-, mutó ahora a una impugnación más general.

No es que se critique la política monetaria de Caputo, sino la ausencia de esta. Los técnicos del organismo observan decisiones muy contradictorias. Se pasa de la libre flotación, a las subastas de montos preestablecidos a la intervención sorpresiva. Un comportamiento errático que en todo caso alienta la especulación y abona las suspicacias sobre las fortunas que se pueden hacer con información anticipada sobre como actuará el Central.

“Las discusiones del Fondo con Caputo se están encaminando, dentro de los parámetros de un régimen de flotación”, agregaron las fuentes consultadas.

Caputo con formación de bróker y sin antecedentes conocidos en la formulación de políticas monetarias, es presa acaso de un exceso de táctica. Por eso, no es casual que se mencione a distintos reemplazos, una vez superado el pico de la crisis. Aunque también es cierto que es uno de los funcionarios más valorados por Mauricio Macri.

Las discusiones de Caputo con el staff del FMI vienen prácticamente desde que asumió el cargo. Cuando subió la tasa al 60%, los técnicos del organismo planteaban un 50% y Caputo quería llevarla a cerca del 100% para calmar de una buena vez al dólar.

La tasa resultante de esa discusión no dejó cómodo a nadie. El dólar no se calmó y el impacto de la tasa sobre la economía real fue demoledor. (La Política On Line)

Descargar Semanario Seis Páginas