SEGUINOS

NACIONALES

El Gobierno propone traspasar 100.000 millones de pesos de subsidios al transporte a las provincias

Sería un paso clave para reducir el déficit fiscal a 1,3% del PBI el año que viene. La mitad recae en Ciudad y Provincia de Buenos Aires. El Ministerio de Hacienda de Nación comienza a delinear cómo hará para reducir el gasto en $ 300.000 millones de cara al 2019. Eso lo que hace falta para bajar el déficit primario de 2,7% a 1,3% del PBI. Una de los aspectos claves pasará por “asociar” a las provincias en la tarea, teniendo en cuenta que tienen una situación más holgada. El traspaso de los subsidios al transporte será uno de los puntos centrales dentro de esa estrategia, aunque no está claro si será total o parcial.

Luego de distintas opciones evaluadas por el ministro de Nicolás Dujovne, junto con otros ministros del área económica, se llegó a la conclusión de que la única opción viable es justamente delegar a las provincias el manejo de los costos del transporte. Por eso, el proceso sería monitoreado por el ministro del área, Guillermo Dietrich.

En cambio se llegó a la conclusión de que es inviable hacerlo en otras áreas como gas, luz y agua, una de las propuestas de los gobernadores de la oposición.

El Gobierno quiere que la mitad del ajuste de $ 300.000 millones recaiga en las provincias. Traspasar subsidios al Transporte es un aspecto central de la estrategia

Los subsidios al transporte representan $ 100.000 millones y hoy son los más abultados dentro del presupuesto, debido al gran atraso que se mantiene en los precios de los boletos de colectivo y trenes en particular en la zona metropolitana. En qué medida y a qué velocidad serían transferidos a las provincias es una discusión que se está por dar.

Del total, unos $ 25.000 corresponden al servicio ferroviario y los restantes $ 75.000 a colectivos. Por supuesto que el peso mayor recaería en la Ciudad y en la Provincia de Buenos Aires, que tienen las tarifas más atrasadas, en relación al resto del país. “Es posible que tengamos que traspasar a ellos también la potestad para definir los aumentos de tarifas, que hoy las define el Gobierno nacional”. En el resto del país esa facultad ya está en manos de las provincias.

Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal son los principales responsables de acompañar al Gobierno en la búsqueda de la reducción del déficit fiscal

Serán por lo tanto el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, quienes tendrán la última palabra en este asunto. Claro que el margen de maniobra para ellos es menor, teniendo en cuenta que deben apoyar el ajuste propuesto por el FMI. El impacto sobre otras provincias del traspaso de subsidios sería mucho menor.

La explicación de traspasar la mitad del ajuste que exige el FMI para el año próximo a las provincias se sustenta, de acuerdo al Gobierno, en la situación fiscal mucho más cómoda que tienen esos distritos. “Las provincias van a recibir el año que viene unos $ 270.000 millones de pesos, adicionales a los que les corresponde por coparticipación. Por eso pueden hacer frente a este esfuerzo”, aseguran en Hacienda.

¿Cuáles son otras opciones que se están manejando para cumplir con la baja del gasto comprometida ante el FMI? Estas son algunas opciones que evalúa Hacienda para proponer en el Presupuesto 2019:

. Venta de activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad: según se acordó con el FMI podrían ser hasta 0,4% del PBI por año, unos $ 60.000 millones. Y el dinero se utilizaría para pagar jubilaciones. No necesariamente tienen que ser las acciones en poder del FGS (hoy muy devaluadas), sino bonos u otros papeles. Se utilizaría en caso de que no alcance el recorte negociado en las partidas de gasto corrientes.
. Venta de tierras en poder del Estado: es un proceso que ya se está llevando adelante desde 2016. Pero las condiciones del mercado impiden una aceleración en los planes para conseguir más caja, así que se trata de una opción más bien limitada.
. Freno a la obra pública: es uno de los grandes candidatos al recorte. Según estimaciones privadas podría caer de $ 210.000 millones a $ 160.000 millones el año que viene, una caída nominal muy fuerte, que se vuelve aún más pesada teniendo en cuenta la inflación del 30%.Pero es un tema que también será discutido con la oposición.

. Salarios del sector público: tal como se estipuló con el FMI hay un recorte muy fuerte en marcha para los empleados nacionales, por el que la masa salarial aumentaría apenas 8% este año. Pero igual representa un monto menor dentro del gasto total, apenas 0,2% del PBI.
. Retrasar la reforma tributaria: no es una opción que agrade al equipo económico, porque se le estaría dando un mensaje confuso a los inversores. El FMI ya planteo´la necesidad de retrasar la rebaja de impuestos distorsivos. Sólo se hará si no alcanzan los recortes que se busca negociar con las provincias. (Infobae)

Descargar Semanario Seis Páginas