SEGUINOS

NACIONALES

El Gobierno se reúne con los principales empresarios para pedir “responsabilidad” con los precios

Cesaron las turbulencias económicas, pero los efectos de la crisis recién comienzan a percibirse. La fuerte suba que registró el dólar en las últimas semanas se trasluce ya en las góndolas de algunos supermercados y enciende la alarma de los principales funcionarios de Casa Rosada. El Gobierno busca tratar de minimizar el impacto de la devaluación y, para eso, convocó a los principales empresarios a una serie de reuniones.

 

El Ejecutivo quiere que los empresarios expliquen por qué están aumentando los precios de productos de primera necesidad. En los últimos días María Eugenia Vidal se encargó de transmitir el malestar que circula en el Gobierno y anunció que revelará cuáles son las empresas que remarcan precios.

 

“Yo pedí un estudio, que cuando tenga lo voy a mostrar públicamente, para mostrar quiénes son los empresarios que están aumentando los precios que no tienen componente importado en sus productos, porque no tienen razón para aumentar”, dijo en una entrevista que concedió a Luis Majul el pasado domingo. “Quiero saber por qué están aumentando y si es lógico, natural, si estaba previsto o si están aprovechando el aumento del dólar para tener más rentabilidad”, agregó.

 

En este marco, ya comenzaron ayer reuniones cerradas e individuales entre el subsecretario de Comercio Interior, Ignacio Werner, y representantes de las principales empresas de consumo masivo que explicarán al Gobierno el impacto de la suba del dólar en sus cadenas de valor.

 

Danone, Mondelez, Mastellone, Molinos Río de la Plata, Arcor, Unilever, Kimberly Clark, Coca Cola, Quilmes, Molino Cañuelas, Baggio, Clorox, Adeco y Ledesma son algunas de las compañías que visitarán la sede de la Secretaría de Comercio.

 

La naturaleza privada de las reuniones se explica por dos motivos: la información privada que cada empresa llevará a Werner, y el hecho de que en el listado de las convocadas se encuentran en algunos casos competidores de un mismo sector. “Estamos pidiendo responsabilidad a cada uno con el tema precios y evaluando cómo podemos trabajar mejor para tener el menor impacto posible en la gente”, explicaron desde la secretaría que conduce Miguel Braun.

 

La histórica transferencia de las fluctuaciones en el dólar a las góndolas siempre impacta más fuerte en los productos con insumos importados. El último capítulo de esta historia, si bien está considerado terminado, parece marcar un cambio de tono en el Gobierno.

 

De acuerdo con datos de una consultora especializada en consumo se observa que en lo que va del mes, los productos con mayores aumentos fueron la harina (15,3%), pastas secas (7,7%), galletas (2,7%), gaseosas (3,3%), cervezas (3,9%), yerbas (4,2%), aceite (4,2%), queso untable (4,1%), detergente (2,5%), pan de molde (2,1%), lámparas (9,3%) y flanes (6,7%). Desde el Gobierno aclararon que las reuniones no son políticas, sino que todas son de trabajo individual con las empresas.

 

El lunes, Vidal eligió un tono más conciliador. “Frente a estos cambios que se han dado en relación a la paridad cambiaria, al tipo de cambio y la crisis que vivimos los argentinos en los últimos días, es muy importante que en aquellos productos donde el cambio del valor del dólar no afecta a los productos o a la estructura de costos de distintas empresas, no haya traslado automático de precios, de inflación, ni aumentos”, planteó durante su participación en el foro de negocios Business Future of the Americas, que realiza la Cámara de Comercio de los Estados Unidos.

 

“Tenemos que ser justos y no trasladar aumentos que no sean necesarios para ciudadanos que hoy con lógica están preocupados, están angustiados por cuánto va a trasladarse a los precios y a su consumo la diferencia en el tipo de cambio”, añadió la mandataria.

 

El discurso de la gobernadora bonaerense recuerda al que sostiene Elisa Carrió desde hace un tiempo. En el 2017 la diputada había llamado a boicotear a los supermercados al denunciar un “abuso enorme en el precio de los alimentos”. Hace pocas semanas, en medio de las tensiones económicas por la escalada del dólar, le preguntaron sobre la posibilidad de que la cotización del billete verde se traslade a precios. La diputada aprovechó para reinvidicar el boicot: “No hay que comprarles, los supermercados no venden porque estafan”.

Fuente: Infobae.

Descargar Semanario Seis Páginas