SEGUINOS

POLICIALES

El joven que confesó haber cometido un homicidio dijo que todo fue un cuento

El muchacho que mantuvo en vilo a la Policía durante diez horas tras confesar un supuesto homicidio en el acceso Oeste de Posadas, terminó diciendo que todo fue un invento y que lo hizo para llamar la atención de su familia. El hombre, que reside en la Chacra 147, continúa alojado en la Seccional Séptima y será sometido a una pericia psiquiátrica en la tarde de este miércoles.

Miguel se había presentado al filo de las 6.00 en la Seccional Sexta y apesadumbrado pidió para hablar con el oficial. Ante el policía contó que no podía dormir por los remordimientos que sentía a raíz de un homicidio que había cometido hace unos 40 días en el extremo Oeste del puente sobre el arroyo Mártires.



Los policías volvieron a indagarlo en varias oportunidades y el jovencito mantuvo su versión incluso ante el juez de Instrucción Fernando Verón, quien llegó al lugar pasadas las 13.00, cuando una embarcación de la Prefectura Naval comenzó a retirar los plantas de camalote para poder buscar el cadáver en el lecho del arroyo.



Miguel, que es hijo de un policía retirado, había contado que a mediados de agosto pasado caminaba por el Acceso Oeste cuando un hombre lo interceptó con evidentes intenciones de robo. El muchacho agregó que se resistió, le asestó un puñetazo en la cara y el supuesto delincuente cayó por el terraplén, ya sin signos vitales. Según su relató, luego quemó el cadáver y lo empujó con una tacuara hasta hundirlo debajo de las plantas de camalote.



Pasadas las 16.00 y luego que la Prefectura rastrillara el fondo del arroyo con grampines, Miguel advirtió que su relato comenzaba a hacer agua. Entonces, admitió que todo era una historia inventada.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas