SEGUINOS

POSADAS

El Lago de los Cisnes con Franco Cadelago en el Centro del Conocimiento

Se trata de una historia de amor, magia y la eterna puja entre el bien y del mal. En esta oportunidad, Franco Cadelago, ex 1º Bailarín de la Compañía de Iñaki Urlezaga, realizará tres presentaciones en el Teatro Lírico: el viernes 13, a las 15, el sábado 14, a las 21, y el sábado 21, a las 21. La entrada será gratuita, sujeta a capacidad de sala, que se podrá retirar de 8 a 12 en la Dirección de Ballet (5º piso) y de 15 a 19 en la Academia de Ballet (1º Subsuelo). El ingreso será por la rampa de la Plaza Seca del Centro del Conocimiento.

Con coreografía de Marius Petipa y Lev Ivanov, música de Pitr Ilich Tchaikovsky y libreto de  Vladimir Beghitchev y Vasili Geletzer, la Directora General, Laura De Aira se enorgullece de presentar esta obra en manos de artistas como Nina Zaera como la Princesa Odette, Solange Álvarez Carames como la Princesa Odille, Franco Cadelago como el Príncipe Sigfridoy, Rodrigo Blanco Pérez como el Brujo Von Rothbart, y con la participación de todo el elenco del Ballet del Centro del Conocimiento.



El Teatro Lírico ofrece la puesta en escena del 2º, 3º y 4º Acto de la Suite del Ballet de El Lago de los Cisnes, destinadas a escuelas primarias, secundarias y academias de danzas.




Una historia de amor



La partida de caza comienza. El príncipe mira a los cisnes en el lago pero algo le llama su atención. No puede creer lo que ven sus ojos, puesto que visualiza a una joven que parece ser a la vez cisne y mujer. Su hermosa cara está enmarcada por plumas, que se unen a su pelo. Su vestido, puro y blanco está embellecido con un plumaje suave y en su cabeza descansa la corona de la Reina de los Cisnes. Cuando se ven mutuamente, ella retrocede ante el príncipe, moviéndose frenéticamente hasta el punto de caer desesperadamente al suelo. El príncipe, ya enamorado, le ruega que no se marche volando y ante su miedo el éste le indica que nunca le disparará, que la protegerá. Ella es Odette. El joven le pregunta ¿a qué se debe que sea la Reina de los Cisnes? Un hechicero malvado, Von Rotbart, convirtió a Odette en la Reina Cisne. Y seguirá siendo cisne, excepto entre la media noche y el amanecer, a no ser que un hombre la ame, se case con ella, y le sea fiel.
 
Sigfrido le dice que la ama, que se casará con ella y que nunca amará a otra, y promete su fidelidad. Justo en ese momento, el mago aparece a la orilla del lago. Odette suplica piedad a Von Rotbart. El príncipe le dice que debe ir la próxima noche al baile de palacio. Pero aquella no puede ir al evento hasta que Von Rotbart no deje de tener poder sobre ella.



El baile está a punto de comenzar. Se anuncia  la llegada de cuatro hermosas muchachas, invitadas por la Reina como posibles novias para su hijo. A la fiesta llega una extraña pareja, un caballero alto y con barba entra con su hija a quien Sigfrido confunde con Odette. Odile, la hija del Von Rotbart, ha logrado enamorar a Sigfrido y éste piensa que no es otra que Odette.



Sigfrido se aproxima a Von Rotbart y pide la mano de Odile, éste da inmediatamente su consentimiento. La sala de baile se oscurece, rápidos destellos de luz muestran a los asustados cortesanos abandonando el salón de baile, a la princesa madre aturdida, y a Van Rotbart y Odile de pie ante el príncipe en triunfo final de autorrevelación. El príncipe no puede soportar sus risas odiosas y crueles, y se vuelve para ver en la distancia la patética figura de Odette. Buscándole desesperadamente, con su cuerpo agitado por los sollozos.



 



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas