SEGUINOS

NACIONALES

“El médico no tiene licencia para matar”, advierten

La cardióloga clínica Eda Lía Abad Monetti, directora general médica del Sanatorio Municipal “Dr. Julio A. Méndez”, centro médico de la Obra Social de los empleados de la Ciudad de Buenos Aires, intervino en la segunda jornada de debate en torno de la Despenalización del Aborto, que tratan comisiones de la Cámara de Diputados de la Nación.

Dijo que lo hacía en su condición de profesional médica que, además, intervino en el seguimiento de embarazos de riesgo. Precisamente a este respecto hizo notar la falta de información que tienen muchas embarazadas llegadas a la consulta médica con la propuesta de un aborto porque enfrentan graves enfermedades. “No saben que sí pueden llevar adelante su embarazo a buen término”, lamentó.

Advirtió también que la mujer embarazada que pretende interrumpir el embarazo, “por medio de métodos médicos que también desconoce,  enfrenta una falta de acompañamiento y continencia médica. A una mujer aterrada porque tiene una cardiopatía o un cáncer y que no sdabe que existen posibilidades reales y totalmente razonables de tratamiento”.

Habló entonces del “ser vivo que surge en la fecundación” estudiada por ella ya en su carrera profesional en “embriología”, para añadir que “no existe maravilla más grande en el Universo, decía el profesor, que no era religioso ni hablaba de moral, en el que “existe información genética sobre los ancestros sobre lo que se va a transmitir a la descendencia que ustedes tengan”.

Para señalar luego que “se trata de un ser humano vivo, que tiene derecho a la vida y a la dignidad. Y no puedo matarlo como médica, ni justifico a mis colegas. No puedo concebir que alguien considere que una matrícula médica sea una licencia para matar. Creo que matan. Siento pena por ellos”.

Dijo asimismo que “en la mayoría de mis colegas son objetores de conciencia”. Se trata de un ser vivo, humano, en acto, con potencia, privado nada más de la potencialidad que implica en el tiempo su desarrollo en la forma aguda. O sea va a adquirir formas para las cuales es capaz.

“La naturaleza es continua, hay procesos naturales que son inexorables, en tanto no se los aborten en su desarrollo. Quienes nos mataran hoy matarían a quienes vamos a ser mañana. (…) Fui una célula huevo viva y ahora soy una mujer de 64 años que espera llegar a ser anciana si nadie me mata”.

 

Descargar Semanario Seis Páginas