SEGUINOS

POSADAS

“El misionero está feliz de proteger el bosque y no de arrasarlo para plantar soja”

“Como hicieron otras provincias”, observó el “embajador de Buena Voluntad” de las Naciones Unidas, “Charly” Alberti. Para el ex baterista de Soda Stéreo y responsable de la Fundación R21 (Revolución 21), aquí entendieron que el secreto está en el bosque y no en la soja transgénica.

Alberti dio una conferencia en el cierre de la Feria de Buenas Prácticas y Gestión del Conocimiento del Programa de Pequeñas Donaciones de la ONU.

 

Alberti dijo que la conciencia ambiental que se observa en Misiones tiene que ver “con la sensibilidad de su población y también con una política de Estado que sabés que hace mucho tiempo que está pasando”.

Alberti dio una conferencia en el cierre de la Feria de Buenas Prácticas y Gestión del Conocimiento del Programa de Pequeñas Donaciones de la ONU. Poco después, en declaraciones exclusivas a C6Digital puntualizaba que “el misionero está feliz de proteger el bosque y no de arrasarlo para plantar soja como hicieron otras Provincias. Entendieron que el secreto está en el bosque y no en la soja transgénica”.

“Eso es algo muy valioso y lo hablás y todos los misioneros te lo dicen. Veo que con el tiempo y el paso de las generaciones, ello va dando resultados”. En cuanto a la concientización general consideró que lo que está ocurriendo con el clima “ayuda a que la gente entienda. Acabo de pasar por La Pampa y ver inundaciones que se alternan con sequías”. Y consideró que el “principal enemigo son los colegas de ustedes o de los científicos que son coptados por alguna gran empresa y que generan dudas y eso afecta la toma de conciencia, hace daños”.

Para señalar que “utilizamos recursos de un Planeta y medio por año. Y hay mentiras relativas al consumo, como si este sistema fuera el único. No es así hay que cambiarlo enfrentando el déficit que tenemos de recursos”.

El titular de R21 dijo que hay momento en que “tenés bajones” en la lucha que ha emprendido para una concientización acerca de la necesidad de cuidar el Planeta. “Eso pasa cuando hay noticias muy fuertes que evidencian un error de cálculo, con muy fuertes impacto sobre los ecosistemas. Y hay que advertir que siempre hay un efecto dominó porque los ecosistemas están vinculados entre sí, entonces es muy difícil hacer un cálculo estimativo real” (sobre el daño ocasionado”.

Pero señaló que más allá de esos bajones “estoy, sigo, motivado, porque creo que éste es un problema que podemos resolver. Porque este proyecto no es otra cosa que salvarnos. Y que la gente entienda que lo tenemos que hacer entre todos. Si lo logramos (que se entienda) nos salvamos”.

Respecto de su incentivo diario para continuar, comenta que “hace muchos años que estoy con esto. Me crié en una familia que amaba la Naturaleza, así que cuando llegó Greenpeace me acerqué como artista. Y un día entendí el problema: tenía dos opciones: o meter la cabeza bajo la tierra como hace el avestruz, o utilizar lo que logré en mi carrera de músico, esa llegada con la gente, para contarles esta preocupación que tengo, que es pública para que todo accionemos en encontrar una solución”.

Y tras hacer notar que no es “ni científico ni académico” señala que habla con la gente porque cree que “el problema ambiental tiene que ver con la emoción, y con reproducir la información utilizando este contacto personal”.

Descargar Semanario Seis Páginas