SEGUINOS

POSADAS

El mundo industrializado y el espejo para no mirarse

La inestabilidad europea sigue mostrando la insensatez del presunto “salvataje” dado a las economías más debilitadas –Grecia, España- y, sin proponérselo, muestra la validez del modelo argentino y también del misionero. En el 2003 Argentina apeló a la razonabilidad: dijo que no podía pagar la deuda externa porque su economía había colapsado. Se comprometió entonces a ponerse a trabajar para recuperar al país y a pagar a medida que iba creciendo. El mundo industrializado resistió la razonabilidad argentina, pero el país mantuvo la palabra empeñada resistiendo las presiones.

Hoy la economía no solo se muestra con un alto porcentaje de recuperación, sino que ha sorteado el estallido de Estados Unidos del 2008 y ya en este año del Bicentenario está en condiciones de dar pasos más firmes en el desendeudamiento externo e interno. Pago de compromisos internacionales con reservas –resguardando la previsibilidad presupuestaria-, asistencia a las Provincias con un nuevo programa –condiciones más blandas- para el pago de la pesada herencia de los ’90.



“Fue un largo camino recorrido”, reflexionaba el último jueves el presidente de la Legislatura Carlos Rovira a quien como gobernador le tocó enfrentar la dictadura de De la Rúa-Cavallo y maniobrar en la peor crisis de la historia, la del 2001. y afrontar con un modelo provincialista, la recuperación –primero lenta, después superior al promedio nacional- al tiempo que recuperaba el desmantelado andamiaje tributario provincial. Grecia, España están sufriendo las consecuencias de “haber gastado más de lo que se podía, endeudándose, sin una política fiscal seria. Que fue la que, en cambio, llevamos adelante nosotros”, apuntaba en su evaluación de lo sucedido en el mundo industrializado.



También Rovira debió enfrentar los embates –como hoy ocurre con el gobernador Maurice Closs- de una porción de la oposición que se opone a la tributación provincial. Otro tanto sucedió a nivel del gobierno nacional. Aquí en Misiones el avance tributario fue gradual y a medida que se expandía la recuperación económica. Así se pudo en el 2008 acentuar los requerimientos al sector de mayor rentabilidad para aumentar la disponibilidad de recursos provinciales que después servirían para afrontar la crisis internacional y hasta socorrer a la actividad más afectada, la foresto industria.



Por dar un ejemplo, no le sucedió lo mismo al presidente Obama porque se le habían restado recursos al Estado. “El impulso de reducir impuestos benefició a una pequeña minoría de estadounidenses: el 39% de los beneficios de establecer los recortes impositivos de Bush le correspondería al 1% más rico de la población (…) hubo una estrategia política deliberada de los conservadores de privar al gobierno de ingresos fiscales”. Con cuál argumento? “forzar los recortes de gastos”, reflexionaba Paul Klugmann, el economista neokeynesiano.



La alternativa no es mercado o Estado sino mercado y Estado señalaba de su lado la presidente Cristina de Kirchner al lanzar el Plan Agroalimentario destinado a repotenciar al país como productor de alimentos de valor agregado industrial”. Un ámbito en el que Misiones ha venido trabajando en los últimos 7 años recuperando el perfil productor de la Provincia.



Y en este ámbito, la Presidenta ha relanzando el desafío para que las Universidades se articulen en el proceso de crecimiento, una propuesta que acaba de lanzar una de las dos listas que competirá por la conducción de la Unam, y que encabeza el ex diputado Roque Gentile. La intención es recuperar los ideales que llevaron a la fundación de la Universidad que sea una herramienta del crecimiento provincial, según apuntaba el docente Bruno Paprocki.



Las elecciones en la Universidad serán el 16 de junio y estarán precedidas por las que a fin de este mes permitirán a la UCR definir candidatos. Pero estos comicios parecen carecer de debates sustantivos, salvo la intención de una lista –la de María Losada- por eliminar a la otra –que propone a Luis Pastori- parece no haber otras cuestiones que movilicen discusiones. Que sí las hay en el PJ aunque no pasan del andarivel de cuestionamientos casi mediáticos, como la reciente renuncia del camionero Adolfo Velázquez. Eso si, el partido parece cada vez más “un sello de goma” para utilizar la jerga internista del peronismo.



 Finalmente, la semana se cerró con el previsible procesamiento de Mauricio Macri considerado “partícipe necesario” de las escuchas ilegales. A falta de argumentos específicos para defenderse de los cargos, el jefe político porteño no encontró mejor argumento que atribuirle a Oyarbide una “maniobra K”. 



 



  

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas