SEGUINOS

POSADAS

El Obispo Martínez destacó la importancia de “buscar la santidad” para los cristianos

El titular de la Diócesis de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, expresó en su carta dominical que “en nuestra época una de las palabras poco escuchadas es santidad. Quizás algunos medios masivos la toman cuando se presenta un acontecimiento ligado a la religiosidad popular. Otras veces a los santos se los presenta como figuras que no se asemejan a los hombres y mujeres comunes. Se hace referencia más a los aspectos extraordinarios que al haber vivido la santidad en la vida ordinaria”.

Lamentablemente algunas biografías ayudan a acentuar esta imagen distante de la santidad. «El Concilio mismo explicó que este ideal de perfección no ha de ser malentendido, como si implicase una especie de vida extraordinaria, practicable solo para algunos “genios” de la santidad. Los caminos de la santidad son múltiples y adecuados a la vocación de cada uno» (Cfr. NMI 31).

En realidad la Iglesia nos propone estos modelos, para que nosotros veamos que la santidad es posible. Si es raro escuchar hablar de la santidad, puede ser más difícil entender que todos los hombres y mujeres, sobre todo los bautizados tenemos el llamado y la posibilidad de ser santos.

Es cierto que la realidad a veces nos presenta tantas situaciones donde el mal, las estructuras de pecado, la corrupción, la violencia y el odio, van ganando espacio. Sin embargo, no es cristiano someternos a aquello que tantas veces escuchamos: «¡Esto no va a cambiar más!». La desesperanza y la indiferencia son el peor enemigo cuando ganan nuestro corazón. La fe nos ayuda a comprender que es posible generar un mundo, una cultura más digna y más humana. La propuesta de la santidad implica asumir el compromiso de transformar en esperanza, con nuestros actos, las pequeñas o grandes cosas que nos tocan vivir.

Si miramos bien la realidad nos encontramos con mucha gente que vive la santidad y no son noticia en nuestros medios de comunicación. Hace algunos días, un medio local publicó una nota de un joven que juega en un equipo de fútbol y señalaba que deseaba que le vaya bien para ayudar a su familia ya que tiene 12 hermanos y que comen sólo algunas veces en la semana. Él quiere ganar dinero para que su familia pueda estar mejor. Aún en la situación dolorosa de pobreza en la que vive, él piensa en su familia.

Ésta es una buena noticia que nos muestra la búsqueda de un joven que se replica en tanta gente de nuestras comunidades. La santidad va por ese camino: vivir siendo amigos de Dios y tratando de hacer el bien rechazando el mal. Aunque esto no es fácil, la gracia de Dios nos ayuda a vivir esta búsqueda de la santidad. 

El texto del Evangelio de este domingo (Mt 13, 24-43), puede ayudarnos a comprender cómo en la sociedad, pero también en nuestro corazón, conviven el trigo y la cizaña. El Apóstol San Pablo señala la lucha que se da entre el hombre viejo y el hombre nuevo. La cizaña gana espacio en una sociedad o en un ambiente, cuando cada uno se permite optar por el uso de cualquier medio malo para lograr un fin determinado. Desde el texto bíblico podemos decir que es allí cuando crece la cizaña. Por el contrario el tener ideales, el buscar la santidad, permiten que el trigo crezca y que nuestros ambientes y sociedad sean vivibles.

Desde ya que esta búsqueda de la santidad es un llamado para todos los cristianos, para que cada uno viva a fondo su vocación y misión. Pero hay que subrayar que los laicos, que son la mayoría del pueblo de Dios, tienen una especial responsabilidad en este tiempo de discipulado y misión porque a ellos les toca en sus ambientes, transformar las realidades temporales, ser instrumentos directos en la cotidianeidad de la evangelización y humanización de la cultura. Si creemos posible una sociedad y cultura más sana, donde crezca el trigo, deberemos disponernos a quitar la cizaña de nuestro corazón que tanto perjudica a los demás y nos sumerge en la oscuridad.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas