SEGUINOS

POSADAS

“El Oso” y la “Mosquita Muerta” también estarán en la Feria del Libro

La presentación de los libros “El Oso” y “Mosquita Muerta”, del escritor Emilio Di Tata Roitberg, oriundo de Bariloche, se realizará en la Feria del Libro de Oberá este viernes 27, a las 18. Las obras literarias se encuentran disponible en Posadas en el Centro Cultural ubicado sobre la calle Sarmiento 1942.

Se puede ver un adelanto de los mismos haciendo click en los siguientes enlaces:
 
http://www.el-oso-novela.blogspot.com/
y
http://www.mosquita-muerta-cuentos.blogspot.com/


El oso, novela


Capítulo 1


…Andrés no entiende por qué el viejo de la farmacia se asustó tanto al verlo. Él había entrado un rato antes al local, sacó número y se quedó esperando. Cuando el viejo cantó su turno se acercó al mostrador y le entregó el papelito.
…-Un frasco de Hepatalgina.
…El farmacéutico se lo quedó mirando, como si tratara de recordar de dónde lo conocía. Se debe haber dado cuenta enseguida, porque abrió bien grandes sus ojos de laucha y empezó a tartamudear.
…-Sí, sí, ya mismo -dijo, y salió para la trastienda.
…En otros tiempos, Andrés iba a esa misma farmacia con Juancito, el aprendiz de la zapatería, y conseguían cualquier cosa que quisieran: Artane, Rohypnol, jarabe Romilar…
…”¿Alguna otra cosita, muchachos?”
…El viejo Santarelli era un tipo macanudo, hacía chistes y jamás les pedía receta ni nada. Los despachaba aparte, en un rincón del mostrador; metía todo rapidito en una bolsa y les cobraba al menos tres veces el precio de lista. A ellos no les importaba, porque en ese tiempo guita nunca les faltaba.
…No hay drama, Santa te ama -decía el viejo, muy sonriente.
…Ése era su eslogan. Lo repetía a cada rato, y hasta lo tenía fileteado en un cartel al lado del diploma. Ahora vuelve de la trastienda con una cajita gris en la mano.
…-Cuarenta gotas en medio vaso de agua -dice, mientras prepara el envoltorio. Se lo ve intranquilo, tratando de recobrar su compostura profesional, aunque las manos le tiemblan cuando trata de pegar la cinta scotch.
…Andrés paga y sale. Desde la vereda echa un último vistazo al interior del local y sorprende al farmacéutico mirándolo todavía. Delante suyo hay una clienta que está meta hablarle pero él recién ahora, al bajar la vista, parece advertir su presencia

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas