SEGUINOS

POSADAS

“El Paraná es Chamamé” llegó a la máxima fiesta folklórica de la región

Joselo Schuap y sus amigos actuaron este jueves por la noche en la Fiesta Nacional del Chamamé, luego de una travesía de seis días con escalas chamameceras y capeando temporales por el río Paraná. “Gracias Corrientes por el recibimiento y el cariño. Esa ovación fue el pago de los 400 km de navegación con tormenta, lluvia, ropa mojada y mosquitos. El Paraná es chamamé cumplio… Gracias de corazón por todo”, expresó el artista en su red social de Facebook.

Con el aplauso eufórico de ese selecto público correntino como máxima recompensa y luego de 400 Km capeando temporales a bordo de El Luchador, Joselo, Sonia Álvarez (arpa), Jonathan Mombaje (acordeón) y Neco Swiderski (bajo) cumplieron con el objetivo planteado seis días atrás, cuando bajo lluvia zarparon del Club de Río, en San Ignacio.

 

“Hubo etapas complicadas, como la noche del domingo en pleno lago de Yacyretá, cuando cayó un terrible temporal que nos obligó a hacer una escala imprevista en Ombú, o cuando saliendo de Itá Ibaté le tuvimos que poner toda la fe a la bomba de achique de El Luchador”, contó en la previa Joselo, recordando que viajar por barco no es sólo navegar y mirar el horizonte. Y sí, con un enero que en una semana recibió toda la lluvia pronosticada para el mes, navegar a bordo de un barco de madera de 12 mts. de eslora se vuelve toda una aventura.

 

De todos modos, con los ánimos siempre arriba, la troupe chamamecera siguió adelante a pesar de tener que dejar pasar la actuación en Ituzaingó (la realizarán este sábado ya en pleno regreso desde Corrientes Capital). Así llegaron a Itá Ibaté, donde los esperaba el Ballet de Loreto, que bajo la dirección de Osiris Ríos, acompañó a los músicos en el Balneario Municipal. De allí rumbo a Paso de la Patria, previa escala con serenata a la virgen de Itatí en su basílica que queda ahí nomás del río Paraná.

 

La llegada a la colmada de turistas Paso de la Patria fue antológica, con una vez más el ballet de Loreto acompañándolos (fueron invitados por Joselo para acompañarlo en el escenario Sosa Cordero). Fue una noche inolvidable para bailarines, músicos y turistas, que se prendieron en una furiosa bailanta playera. Finalmente, la escala final fue en la Playa Arazaty,  debajo del puente Manuel Belgrano. Allí fueron acompañados por el Ballet Folklorico San Juan Bautista, que bajo la dirección de Marcelo Aguirre acobija a más de 20 niños de 6 a 15 años del Barrio San José Obrero (Ctes.) en la constante lucha por contener a los más chicos. Como dato no menor, Diego Galarza, Presidente de la fundación del ballet, también fue uno de los copilotos de Joselo en su aventura por el Fin del mundo, cuando con el Dino se aventuraron hasta el mismo final (e inicio) del país, allá en Ushuaia.

 

Embajador misionero en Corrientes

 

Entre Joselo y el público correntino se ha generado una comunión especial. Algo que seguramente tiene que ver con esa primera experiencia, hace ocho años cuando en el año 2009, la Orquesta del Río Infinito  navegó por el Paraná desde Iguazú hasta Rosario. “Esa energía nos sigue empujando y logra que la gente que asiste a grandes fiestas populares como la gran Fiesta del Chamamé, puedan conectar con el rio y su voz, que es fuente de vida y de cultura”. Así, en la necesariamente breve presentación, Joselo no dejó de bajar línea de la necesidad de “luchar por los ríos libres para tener pueblos libres. Cuidemos el río y cuidemos el chamamé”.

 

Así, entre la ovación del respetable, luego del obligado “El Paraná es chamamé” se colaron otro chamamé de Leon Gieco (El que pierde la inocencia) para cerrar con una incendiaria versión a puro arpa y acordeón de “Malvita”, esa deliciosa polka guaraní.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas