SEGUINOS

POSADAS

El peligroso combo de las condenas que son letra muerta y los controles insuficientes

Con la voluntad no alcanza y con el esfuerzo de unos pocos tampoco se logra mucho. El tránsito se cobra más de 200 vidas por año en Misiones y está claro que hay una firme decisión gubernamental de bajar esa cifra. Los jueces hacen su aporte al dictar sentencias en las causas por homicidios y lesiones en accidentes de tránsito y prohibiendo a los asesinos del volante volver a conducir. Claro que esa prohibición queda supeditada a la decisión del imputado porque nadie verifica que realmente se cumpla.

Hasta ahora quedó demostrado que los jueces del fuero Correccional y de Menores tienen las herramientas necesarias como para sancionar con severidad a aquellas personas que son halladas culpables de haber matado o lesionado a una persona en un accidente de tránsito. En Eldorado, por ejemplo, es habitual que a la pena de prisión en suspenso se le agregue la prohibición de conducir vehículos por un tiempo relativamente largo, pero está claro que la Policía y los inspectores de tránsito desconocen quiénes son los inhabilitados por la Justicia.



Precisamente en esa ciudad, un hombre que el año pasado fue sentenciado a dos años de prisión y seis de inhabilitación para conducir, volvió a protagonizar un choque que se cobró otra vida. Ahora está prófugo y en caso de ser capturado es probable que deba cumplir la totalidad de la pena que le impuso la jueza Mirta Saucedo de Bertolo Andino el año pasado en un juicio abreviado luego que Carlos Alberto “Polaco” Da Rosa admitiera su responsabilidad en el accidente que derivó en la muerte de Antonio Idilio Rivero (23). (Mas nota en www.seispaginas.com o Semanario Seis Páginas edición de papel)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas