SEGUINOS

POSADAS

El policía se abstuvo de declarar por el hurto de los vales

El sargento Juan Lindqvist se abstuvo de declarar ante el juez de Instrucción Fernando Verón, quien investiga el hurto de al menos 1300 vales de combustible de la Jefatura de Policía. El suboficial, que continúa detenido, designó como defensor al ex juez Ramón Moisés Grinhauz.

Un breve paso paso por el Juzgado de Instrucción 2 tuvo el sargento Juan Lindqvist, quien fue detenido el fin de semana sospechado de haber sido quien sustrajo vales de combustible por más de 150 mil pesos de la Dirección General de Administración de la Policía de Misiones.



El policía sigue alojado en la Dirección de Investigaciones. Precisamente desde esa unidad fue llevado a las 9.45 hacia el Juzgado con la cabeza cubierta y una fuerte custodia de sus camaradas.
La detención de Lindqvist se produjo luego que un playero de la estación de servicios Petrovalle ubicada sobre la avenida Lavalle y Andresito, en Posadas, admitiera que el sábado 13 de noviembre le canjeó al suboficial 100 vales por dinero en efectivo.



Ese testimonio sumado al nivel de vida que llevaba el policía hizo que el juez de Instrucción ordenara su detención, el sábado a la noche.



Los investigadores constataron que Lindqvist había realizado importantes modificaciones en su casa, incluido un quincho climatizado, había instalado cinco equipos de aire acondicionado split y contaba con un costoso televisor LCD. Según trascendió, el suboficial gana poco más de 2.000 pesos por mes y es el único integrante de la familia que trabaja.



La desaparición de al menos 1300 vales de combustible por alrededor de 160 mil pesos fue descubierta a principios de este mes por el subdirector de administración, el comisario inspector Raúl Haydacz, quien inmediatamente alertó a sus superiores y luego radicó una denuncia penal.



Debido al hurto, el jefe de Policía, comisario general Benjamín Roa, ordenó el relevo del comisario mayor Miguel Gazano, quien fue trasladado a la Dirección General de Seguridad.



Los investigadores tenían muchas expectativas con respecto a la declaración de Lindqvist, ya que se creen que al menos alguno de sus superiores estaba al tanto de la maniobra con los vales. Sin embargo, el policía optó por el silencio y en las próximas horas su abogado pediría la excarcelación.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas