SEGUINOS

POSADAS

El polvo de roca es una manera de devolver a la tierra nutrientes para la producción

Lo destacó el director de Ecostone, ingeniero agrónomo Guido Agustín López Cárdenas, de la República del Paraguay. En la sede técnica de la Secretaría de Estado de Agricultura Familiar realizó una disertación sobre la implementación de las harinas de rocas en la agricultura. Comentó que la actividad la inició su padre, Agustín López, de profesión geólogo, quien escribió tres libros de Geología durante 25 años de investigación. “Luego yo lo tuve que llevar a la Universidad de Okinawa, Japón, como para profundizar porque en América Latina no teníamos la tecnología para analizar 92 elementos y la influencia que tenía esto en la producción agropecuaria y forestal”, comentó.

El profesional sostuvo que de esas investigaciones se extrajeron los resultados, la base científica natural. "Y hoy esa parte académica está concluida y ahora estamos netamente en la parte comercial", observó.

López Cárdenas mencionó que para el uso del polvo de roca todo depende del ciclo de cultivos. Sostuvo que los de huerta son de rápido crecimento y se utiliza un porcentaje determinado; también están otros, los cultivos como cereales, oleaginosas, con ciclos de 4 a 6 meses, el polvo se incorpora en un 50 por ciento y una granulometría un poco más gruesa, en otro 50 por ciento. En tanto, en los cultivos anuales como son el caso de la caña de azúcar y los frutales se utiliza diferentes tipo de granulometría. Las proporciones son "30-30-40, de polvo, granulometría intermedia y una granulometría un poco más gruesa para que durante todo el estadío del cultivo tenga alimento o nutrición", explicó.

Señaló que se trata de un fertilizante para el suelo. "Tenemos que entender que el suelo es una roca disuelta y lo único que le estamos devolviendo es su material genético", puntualizó.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas