SEGUINOS

POSADAS

El servicio policial está garantizado, pero resentido

Definió el juez de Instrucción César Yaya, calificando de grave el hecho que haya un par de autobombas sumadas al acuartelamiento policial. “Nadie se puede arrogar no prestar un servicio esencial del que dependen vidas de la comunidad. El hospital no puede parar, por ejemplo”, explicó en declaraciones exclusivas a /c6. Dijo que mantiene su condición de magistrado de Instrucción, no es mediador y acudió a la sede del Comando Radioeléctrico a pedido de los acuartelados. Manifestó estar dispuesto a colaborar en todo cuanto esté a su alcance pero declinó hacer público por ahora, lo que le plantearon los acuartelados y lo que les respondió.



Yaya recordó que una organización como la fuerza policial no puede apelar a cualquier tipo de medida porque resulta perjudicial para todos. Convino en que también saben los que mantienen la protesta que en el régimen especial que rige la actividad policial se contempla, inclusive, la pérdida del cargo por acciones de esta índole. No obstante, recordó que las cuestiones disciplinarias están en la esfera de la propia conducción de la fuerza, así como del Ministerio de Gobierno. En tanto al Juzgado de Instrucción cabe analizar si se cometió delito y si caben sanciones penales.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas