SEGUINOS

POSADAS

Elecciones 2011: la oposición no encuentra la forma de constituirse en alternativa

Acaso porque no los une un propósito de gestión, de realizaciones, sino el mero hecho de comportar sectores de oposición que han sido desfavorecidos en las urnas, con bajos porcentajes de aceptación,  imaginando que, si se unen, también sumarán los porcentajes obtenidos por unos con los de lo otros. /n6 había anticipado la decisión de conformar UTEs (Unión Transitoria Electoral), de parte de buena parte de la oposición y la reunión efectivizada el viernes en Campo Grande no es más que la primera evidencia pública.

Como todas las que se han venido mostrando, ésta ha sido otra muestra de la falta de cohesión que los aqueja. Porque ya hubo críticas de parte de quienes querían que primero se definiera el programa de gobierno por ofrecer a la población y después se buscaran los hombres, las mujeres, considerados en condiciones de llevarlo a cabo. Para muchos, se ha vuelto a poner el carro delante de los caballos, cuando las deliberaciones giran en torno de cuatro candidaturas. Al menos de las evidenciadas allí, en el encuentro. Los intendentes peronistas de Campo Grande Ricardo Andruszyszyn; de Campo Viera, Juan Carlos Ríos y los diputados provinciales Adolfo Velázquez (PJ) y Claudio Wipplinger (ex Pro) dieron cuenta de sus intenciones de candidatearse para la primera magistratura provincial.



 



Este hecho que disgustó a muchos acentuó el planteo inicial: “la necesidad de establecer un programa de gobierno”, porque en el frente electoral que imaginan se está juntando “el agua y el aceite”. Sólo teniendo en cuenta que hay una mayoría de tres de origen peronista y sólo un cuarto es de otra fuerza política –el caso del hijo del dueño de Primera Edición-. Claro que también ha concurrido otro exponente de diferente extracción, el actual intendente de Oberá Ewaldo Rindfleisch, originariamente radical y hoy directivo de del partido provincial Dignidad Federal.



 



Aunque claro que lo del “agua y el aceite” también va por los propios justicialistas. Es que la mayoría cuestiona gravemente al actual titular del PJ misionero, el senador Luis Viana, a quien acusan no sólo de haber impedido una normalización democrática, con elecciones internas., sino también puesto a la estructura partidaria al servicio de sus propios intereses políticos y los de su reducido círculo.



 



“Pero como esto es política”, argumentó el Intendente anfitrión, también estarían dispuestos a “tragar otro sapo” y aceptar a Viana entre los adherentes de la UTE en cierne.



 



¿Concluiría allí la movida?. Está por verse. Por ejemplo qué hará Viana con el ex gobernador Ramón Puerta, otrora su socio político y hasta hace poco su adversario. Al parecer está más que decidido abrirle las puertas –valga la redundancia- del PJ, sobre todo porque en el nivel nacional le habrían bajado el pulgar en razón de su política errática de adhesión o de condicionamientos al gobierno central de Cristina de Kirchner, según sus necesidades partidarias –hacerse con la estructura justicialista de Misiones-. Y dado que se va del Senado ya no puede “jugar” con su voto. Claro que desde allí provienen los recursos para la campaña por el “No a las represas” que viene financiando en distintas localidades de la provincia. Porque también en estos sectores hay ausencia de propuestas y lo más rápido –y creen ellos, eficiente- es apelar a viejas consignas como si el tiempo no hubiera transcurrido.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas