SEGUINOS

INTERNACIONALES

Elecciones en Venezuela: Maduro afirmó que “me resbala que me digan dictador”

“He sido el primer votante de la patria, de primero, el primero”. Nicolás Maduro fue el primero en votar este domingo nada más abrirse su colegio electoral en Catia, zona popular del este de Caracas donde el chavismo fue fuerte en otros tiempos. “Con este proceso electoral, Venezuela se encamina a una etapa de estabilidad política. Tu voto decide, voto o balas. Patria o balas, paz o violencia”, aseguró el candidato oficialista a la reelección a la misma hora en la que en varias ciudades del mundo, como Madrid y Barcelona, cientos de venezolanos protestaban por los comicios “fraudulentos” que hoy se celebran.

 

De esta forma el candidato ha evitado cualquier crítica que pudiera volar desde un pueblo inmerso en la peor crisis de su historia y también dar ejemplo a seguir de la estrategia marcada por el gobierno: votar a primera hora de la mañana. Gracias al control que el chavismo mantiene con los puntos rojos que rodean los centros electorales y el carnet de la patria van conociendo en tiempo real el desarrollo de unas elecciones donde la abstención marcará el resultado final. Más tarde está previsto un nuevo operativo de la Operación Remate, tradicional herramienta con la que el poder bolivariano empuja a cientos de miles de personas a acudir a las urnas.

 

“Al mundo le decimos que tienen que reconocernos y dejar la campaña fugaz contra nosotros. El color de nuestra piel es el resultado de 500 años de lucha, tenemos el color del mestizaje. Nosotros somos la garantía de estabilidad de Venezuela”, arengó el mandatario.

El opositor Frente Amplio Venezuela Libre, conformado por la Unidad Democrática, la Iglesia Católica, chavistas disidentes, el Movimiento Estudiantil y organizaciones civiles y sindicales, promueve la abstención ante la falta de condiciones democráticas de los comicios. La primera, la propia fecha electoral: el ganador que salga esta noche no asumirá el poder hasta mitad de enero, ante el adelanto forzado por el laboratorio electoral del chavismo.

 

La Unión Europea, EE.UU., Canadá y 15 países de América Latina tampoco reconocerán hoy el resultado electoral. “Pedimos que cese la campaña feroz de comunicación por parte de medios internacionales, somos dignos de respeto, somos garantía de estabilidad. Es criminal lo que hacen algunos gobiernos en contra del pueblo venezolano”, añadió Maduro.

 

La oposición ha llamado a sus seguidores a acudir a las iglesias portando una bandera de Venezuela . “Somos todo un pueblo contra la dictadura. A partir de este hito, asumiremos una etapa superior de lucha, pero de la que no dudamos salir victoriosos”, remarcó el Frente Amplio en un comunicado tras llamar una vez más a desobedecer al chavismo.

 

En cambio, el presidente insistió: “No me importa que me digan dictador, a mí me resbala. Me molesta sí que digan que hay una dictadura porque eso ofende al pueblo”, se quejó el “hijo de Chávez “.

 

Veinte millones de venezolanos están convocados a las elecciones de hoy, a las que no pueden concurrir los principales dirigentes de la oposición porque están encarcelados (como Leopoldo López , en arresto domiciliario; Daniel Ceballos, en las mazmorras de la policía política, o el general chavista Miguel Rodríguez Torres), inhabilitados (el exgobernador Henrique Capriles ) o exiliados (el exalcalde Antonio Ledezma o el antiguo zar del petróleo, Rafael Ramírez).

 

En cambio, el exgobernador Henri Falcón, opositor disidente, y el evangélico Javier Bertucci enfrentan la jornada a sabiendas del gigantesco ventajismo con que cuenta el chavismo. Y Falcón lo hace después de la polémica que rodeó por un tuit, que él niega, en el que estaría achacando su derrota por un millón de votos a un supuesto “laboratorio” que promueve la abstención.

Fuente: La Nación.

Descargar Semanario Seis Páginas