SEGUINOS

POSADAS

Embalses y subembalses de Yacyretá, tecnología ambiental y ecotecnología

En el proceso que duró el llenado del embalse de Yacyretá y en la posterior gestión eficiente de dicho cuerpo de agua fue necesario aplicar técnicas de mitigación modernas como las de tecnología ambiental y de ecotecnología. Lo precisaba el director ejecutivo por la Argentina de la Entidad Binacional Yacyretá, Oscar Thomas.


 

En un artículo publicado con su firma en el semanario Seis Páginas, Thomas da cuenta que la tecnología ambiental se aplicó en la búsqueda de minimizar los aportes de contaminantes a los cursos de agua del área que se materializó construyendo o mejorando la eficiencia de los sistemas de tratamiento de líquidos cloacales y de los residuos sólidos urbanos. Para ello, entre las principales acciones, se realizaron inversiones en materia de redes colectoras, plantas de tratamiento de líquidos cloacales, evaluación y monitoreo de calidad de agua en diferentes cursos, sellado o retiro de micro y macro basurales, mejoramiento en la gestión del tratamiento de los sistemas de residuos sólidos urbanos, aportes de equipamientos para la recolección y traslado de residuos a los municipios, construcción de planta para relleno sanitario, realización de jornadas de educación ambiental y talleres.



 



Añadió que con la aplicación de ecotecnología se intenta operar en los ecosistemas o su entorno para acelerar los procesos de restauración o reducción de las concentraciones de componentes indeseados tanto en el embalse como en el agua que naturalmente ingresa al mismo, logrando en el cuerpo de agua conformado un nuevo equilibrio de sus componentes para la sostenibilidad y productividad del ambiente acuático. Para ello, se aplicaron o encuentran en proceso de implementación estrategias de protección de cuencas y adecuación de las cabeceras de los embalses laterales o subembalses. Por otra parte se dispone de una batería de tecnología, como intervenciones físicas (fundamentalmente mediante aireación), químicas (fundamentalmente mediante floculación) y de la biota (fundamentalmente control de vegetación acuática) que se aplicarían de acuerdo a como se presente la situación de que se trate.



 



Para el tratamiento de esta temática se caracteriza el ámbito físico de intervención y se define, en primer lugar, las diferentes interacciones que ocurren entre el ámbito urbano y el natural.



 



En la ciudad de Posadas una de las primeras medidas fue la redefinición de la línea de borde entre el agua y el suelo contemplando criterios ambientales vinculados a profundidades mínimas, líneas de flujo hidrodinámicas, vegetación acuática prevalente, etc, y criterios urbanísticos asociados a tramas viales, propiedades sobre la costa, accesos al agua o como recurso escénico, y otras. Entre las acciones desarrolladas para esta definición se pueden destacar los modelos matemáticos hidrodinámicos implementados, campañas de monitoreo de variables ambientales, talleres y reuniones con la Municipalidad de Posadas y otros organismos públicos, reuniones con clubes y otras organizaciones privadas.



 



En materia de mejoramiento de las condiciones de saneamiento urbano se destacan la construcción de redes y planta de tratamiento de líquidos cloacales, ampliación de sistemas de distribución y tratamiento de agua potable, sellado y retiro de micro y macro basurales, adecuaciones de áreas costeras nunca antes intervenidas.



 



En las cabeceras de los subembalses de los arroyos Mártires, Antonica, Itá y Zaimán se favorecerá el crecimiento de vegetación acuática y arraigada a los efectos de coadyuvar a la asimilación de nutrientes y consecuentemente al mejoramiento de la calidad del agua al ingreso al subembalse. Para ello, además, se han definido en cada cabecera áreas de protección natural o parques naturales urbanos con el objetivo de facilitar la conformación de ambientes naturales de alto valor en biodiversidad y con la principal función de servir como áreas de educación ambiental para la ciudadanía.



 



El tratamiento de los pluviales urbanos, sumado a los controles mecánicos de flotantes instalados como cámaras de inspección y otras medidas de ingeniería sanitaria adoptadas solo son parciales ya que necesariamente deben contar con una mayor conciencia ambiental por parte de toda la ciudadanía en el uso y disposición de bienes, servicios y los residuos que de ello se generan.



 



Nos cabe a todos los habitantes el desafío de asumir que la ciudad de Posadas es nuestra y por lo tanto debemos cuidarla y protegerla porque los usos de la costa, del agua, de la infraestructura instalada en los diferentes tramos de costanera, son responsabilidad de todos.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas