SEGUINOS

POSADAS

Empresa de transporte traslada a Corrientes trabajos de reparaciones

El empresario Claudio Wipplinger, negó que se hubiera despedido a nueve trabajadores de la firma FJW tal como lo denunció el personal que realiza una protesta frente a las instalaciones ubicada sobre la ex ruta 213. Dijo que no le queda claro lo que están haciendo. “Somos una empresa que nos gusta reinvertir permanentemente, generar fuentes de trabajo, cumplimos con todas las normas”, dijo. Sin embargo, las inversiones parecen decidirse para Corrientes, no para Misiones, ya que el despido admitido de personal de los talleres de Posadas estuvo fundado en que esa tarea se hace ahora en Virasoro.Observó que “sí hay una realidad, nosotros tenemos nuestra principal estructura de talleres y empresa en la zona de Corrientes”. Recordó que gran parte del trabajo de las reparaciones de maquinaria de los campos se traían hasta Misiones para realizarlos, “hoy eso es un costo que no se puede hacer más”, argumentó.

Según Wipplingler, los empleados que llevan adelante el reclamo por el supuesto despido de personal “están tergiversando groseramente la realidad; el sindicato (de Camioneros) no nos comunicó sobre la medida sino a traves de terceros”.


En declaraciones periodísticas, el también dirigente político explicó que en la empresa hubo “un pequeño ajuste de una estructura en la parte de taller que no no tiene nada que ver con el tema de las vacaciones”, como lo denunciaron los trabajadores.


Agregó que el beneficio “siempre se los dio y en los casos que no querían tomarla se les dio la opcion de hacer trabajos cobrado aparte”.


El empresario y ex candidato a Intendente de Posadas destacó que la principal estructura de los talleres y la empresa de transporte está en Corrientes. “Gran parte del trabajo de talleres de los tractores y maquinaria de los campos se traían hasta acá (en Misiones) para realizarlos, hoy eso es un costo que no se puede hacer más”, observó.


Dijo que Virasoro es la localidad “más cercana a nuestras instalaciones, está cada vez más equipada, cada vez con mejor servicio, entonces el servicio de reparación y mantenimiento de la maquinaria del campo se va a hacer ahí”, insistió Wipplinger.


Añadió que estos cambios “significó sí una pequeña reestructuración que en la empresa (instalada en Posadas) (pero que) no se tradujo en menos gente porque en el mismo momento en que si hizo, se tomó más personal en otros sectores por un aumento de trabajo que también está ligado al sindicato” de Camioneros, según precisó.


Para el empresario, este tipo de conflicto puede traer aparejado que empresas de otros países tomen el servicio que prestan “y si eso sucede están poniendo en riesgo la fuente laboral de todos nuestros choferes”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas