SEGUINOS

NACIONALES

Empresarios respaldaron a Macri pero admitieron que “hay muchas cosas que se hicieron mal”

El empresario Adrián Werthein lanzó un fuerte respaldo a Mauricio Macri, y aunque reconoció que “hay muchas cosas que se hicieron mal”, dijo que “todo argentino de ley tiene la obligación de apoyar a quien fue elegido legítimamente como Presidente”,palabras que fueron avaladas con un fuerte aplauso de los más de 400 empresarios convocados para un almuerzo organizado por el Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp). 

El apoyo tuvo un claro mensaje de respaldo al proceso democrático: “Si alguien no está conforme tendrá su oportunidad en las urnas. Pero todo buen argentino, todo argentino de ley como los que estamos acá, tenemos la obligación de apoyar a quien fue elegido legítimamente como Presidente”, enfatizó Werthein.

Las críticas de los hombres de negocios al Gobierno van desde los errores cometidos en materia económica, la falta de cintura política (ven al jefe de Gabinete, Marcos Peña y a Duran Barba como los mayores responsables) y el tiempo perdido en avanzar en reformas clave como la laboral. Por eso no sorprendió que el presidente del Cicyp afirmara: “Hay muchas cosas que se hicieron mal, pero nosotros estamos para ayudar, no para poner el dedo en la llaga”.

Otro de los reclamos es la falta de un acuerdo y que el Gobierno no sea más abierto. Fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio el que tomó el guante y contestó “En general es difícil encontrar representatividad en un dirigente. Para lograr acuerdo hay que hablar con mucha gente. Hay que dedicar más tiempo al diálogo y a la búsqueda de conceso”,dijo.

No es menor su comentario: es uno de los principales nexos entre las provincias y el Gobierno en la discusión por el Presupuesto. Un salón repleto de empresarios que esperaban escuchar la voz del ministro de Hacienda, Nicolás Dujvone quién por un problema de salud pegó el faltazo. Sin embargo, el reemplazo por Rogelio Frigerio no desencantó al auditorio. “Son los ministros que están llevando adelante la misión de lograr acuerdos con la oposición”, justificaban.

Al respecto, en general los hombres de negocios ven con buenos ojos el que se plantee como una política de Estado el alcanzar el déficit cero. Destacan que es la senda correcta aunque saben que el esfuerzo significara una recesión importante.

Valoran en general los cambios en el Gabinete, rescatan a Dante Sica como un hombre que conoce a los empresarios y valoran que Frigerio tenga un rol un poco más destacado.

Sin embargo, temen que el descontento pueda complicar aún más la situación. El tema de la corrupción también sobrevoló el salón del Hotel Alvear. Quienes están más golpeados son las empresas de la construcción que se sienten afectadas por el rechazo generalizado hayan sido o no participes de hechos de corrupción.

“Caemos todos en la misma bolsa”, se quejaban al tiempo que consideraban que aunque sea un momento muy difícil esto permitirá que haya una renovación. “Será el tiempo de los jóvenes”, admiten.

La preocupación sobre el impacto que tiene en sus compañías es similar al rechazo social que deben enfrentar solo por el hecho de trabajar en una empresa constructora. “Nunca los empresarios tuvimos buena prensa, menos ahora”, acotaba un empresario de otro sector en una actitud de comprensión.

Fuera de la Rosada

En líneas generales los hombres de empresas eran de hablar muy poco en on y un poco más en off pero se refugiaban en el anonimato. Ahora parece que hay un replanteo de esta actitud.

En este contexto no sorprendió que Nicolás Caputo en dialogo con periodistas dijese riéndose que “No me dejan entrar a Gobierno” y que no tuvo nada que ver con el fin de semana donde se hablaron de cambios de Gabinete “No estuve en comunicación con Olivos el día de los cambios, estaba en Italia”.

No eludió analizar la situación económica cuando afirmó que “hubo mala praxis, pero hay que entender que así como en otras épocas los planetas se alinearon en el buen sentido, ahora se alinearon negativamente. Vengo de Italia, un país en el que los bonos soberanos caen”.

Siguió explicando que “la guerra comercial de EEUU con China, los aranceles a los demás países, las subas de tasas, la suba del petróleo, la caída del precio de la soja. Todo eso afecta a las economías del mundo, y a nosotros nos pega porque tenemos un mayor déficit”. En la Casa Rosada, aunque como Caputo confiesa medio en broma que “no lo dejan entrar” lo cierto es que ha vuelto a mantener un dialogo más frecuente con el Presidente.

Como “el amigo del alma” lo conoce bien no dudó en afirmar que “Mauricio Macri es un presidente para llevar adelante una tormenta como esta. No quisiera tenerlo enfrente. Si le ponés el brazo, te lo come”. Y apelando al futbol explicó “La situación argentina es como la de un equipo de fútbol. Empezó ganando, después llegó el empate y ahora el goleador está en el arco tratando de tapar los goles. Es como si a Messi lo sacas del ataque para que defienda. Por eso cambió su actitud, no es de debilidad, es diferente”.

En general, los empresarios rescataban el cambio del presidente de la Corte Suprema es una gran noticia al tiempo que se quejaban que no pasa lo mismo con el Poder Legislativo, “falta un cambio de generación”. En general, la mayoría de los hombres de negocios coincidieron en que si se logra la meta de déficit 0% Argentina comenzará a recibir inversiones porque existe mucho potencial.

Respecto a la coyuntura las quejas van por temas tales como que la suba de la divisa torna complicado el traslado a precios. “Intentamos adecuar nuestros precios a un dólar de $30 y se nos cayeron las ventas ahora estamos con un dólar de $ 26”, explicaba un empresario de servicios.

Uno de los temas que más se mencionaron fue la suba del dólar y las altas tasas de interés lo grafican con esta frase: “Las empresas grandes tomaron créditos en dólares y las muy chicas no consiguen financiamiento”. Saben que con la última devaluación los activos en Argentina están baratos y temen que más de un empresario nacional acepte vender.

Finalmente la gran mayoría de los asistentes piensan que la economía va a repuntar en 2019 pero les preocupa la situación social.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis Páginas