SEGUINOS

NACIONALES

En 2017 cerró una estación de servicio cada cinco días

La crisis de las estaciones de servicio no tiene fin. A pesar de los últimos incrementos en los precios de los combustibles, el negocio del despacho de naftas, gasoil y GNC sigue en picada.

El Ministerio de Energía a cargo de Juan José Aranguren actualizó este lunes el registro oficial de estaciones de servicio habilitadas en todo el país. Según el Listado de Operadores Autorizados, hoy funcionan 4.909 establecimientos en la Argentina, unos 52 menos que en mayo de 2017. En esos 260 días transcurridos cerró una empresa cada cinco días.

Los datos de Aranguren revelados por Surtidores reflejan que todavía siguen en pie 3.102 estaciones que solo despachan naftas y gasoil; unas 565 que venden exclusivamente GNC, y unas 1.242 que ofrecen ambos combustibles.

Analía Salguero, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de San Juan (C.E.C.A.SJ) aseguró que la situación actual es "compleja", pero que los problemas son antiguos. "La problemática más grave es la escasa rentabilidad", remarcó en diálogo con ámbito.com. "El negocio es de volumen y cuando baja el consumo, las estaciones fácilmente quiebran su punto de equilibrio, con estructuras costosas y numeroso personal", describió la dirigente empresaria. En el rubro se quejan de un mercado cada vez menos demandante y los aumentos de costos fijos, no solo de salarios, sino de las comisiones de ventas con tarjetas de crédito y los impuestos.

Pero además, Salguero apunta a las decisiones gubernamentales. "La falta de previsión energética en nuestro país puso en jaque constante el normal desarrollo de las estaciones de servicio y sin posibilidad de poder planificar por el momento", aseveró.

"Muchas de las problemáticas se arrastran por el manejo de otros Gobiernos y algunas por medidas actuales como es el caso del GNC, que frente a las crisis se había mostrado como nuestro caballo de batalla, y actualmente dado el cambio de tarifas, la comercialización de este producto también se encuentra complicada. El gas ahora es escaso, caro y de elevados costos mantener equipos y personal para expender sin posibilidad de transferir el precio, ya que la naturaleza del GNC es un combustible social", detalló la presidenta de C.E.C.A.SJ.

Los empresarios del sector recuerdan que en los últimos 15 años a pesar del crecimiento exponencial del parque automotor ya dejaron de operar más de 2.000 estaciones. Estiman que las más afectadas son las playas de GNC de la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano. Los operadores inmobiliarios seducen a los propietarios porque en esos grandes terrenos no es necesario pagar el costo de remediación del suelo para construir edificios de viviendas o centros comerciales.

Ambito.

 

Por la liberación de precios el 2017 finalizó con cuatro ajustes en las naftas, que llevaron el incremento anual al 32,3% para las Premium. La suba total del año anterior había sido de 31%. El 2018 arrancó con una nueva promesa de aumento a partir de enero, que se postergó a febrero. El Gobierno nacional exhortó a las petroleras a dilatar el nuevo salto en los surtidores para evitar un mayor impacto en el costo de vida del primer mes, ya castigado por los tarifazos en los servicios públicos (luz, agua, gas, ABL, entre otros). 

Las naftas tienen un peso de 0,3% en la formación del índice de precios al consumidor. Para aplicar el nuevo aumento, los estacioneros también esperan el resultado de una reunión clave en la primera semana de febrero entre el secretario de Comercio, Miguel Braun, y los representantes de las tarjetas de crédito, que se resisten a bajar las comisiones por las ventas de naftas con "plástico" y a achicar los plazos de pago a los estacioneros. El último incremento de 6% de diciembre pasado acercó a los combustibles a la frontera de los $ 30 por litro. El próximo coincidiría con la suba del boleto del transporte público.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas