SEGUINOS

POSADAS

En 24 horas se denunciaron cuatro violaciones en Posadas

En apenas 24 horas, la Comisaría de la Mujer de Posadas recibió cuatro denuncias por delitos contra la integridad sexual, dos de los cuales tuvieron como víctimas a adolescentes que se hallaban alcoholizadas. Uno se produjo en la madrugada de este lunes y tuvo como víctima a una chica de 23 años que cursa un embarazo de cinco meses. La joven relató que en horas de la madrugada fue con su padre hasta la vivienda de éste, en el barrio Santa Rita, donde se recostó un rato, situación que fue aprovechada por el hombre para violarla.

Uno de los hechos fue denunciado por una joven de 20 años oriunda de San Ignacio, quien se desempeña como empleada doméstica en la capital. La chica llegó en la noche del domingo a la terminal de ómnibus y se dirigió hacia la casa de su empleadora, quien no se hallaba en esos momentos. En circunstancias en que caminaba hacia la casa de una hermana de la mujer, la víctima fue abordada por un motociclista.


El hombre le preguntó hacia dónde iba. La chica le dijo que se dirigía hacia la zona del Hospital Madariaga, y el desconocido se ofreció a llevarla, aunque le dijo que antes debía pasar por otro lugar.



La joven accedió y subió en la moto pero el hombre la llevó hasta un sector descampado donde la violó y abandonó.



Por su parte, un agente penitenciario denunció en la noche del domingo que su hija de 16 años había sido víctima de un abuso sexual por parte del hermano de su amiga Mara, que reside en la zona del Cerro Pelón.



De acuerdo con la presentación, el sábado a la noche la menor salió con sus amigas y ya en horas de la madrugada, con varias copas encima, se dirigieron hacia la casa de Mara, donde tenían previsto pernoctar.



La víctima se bañó y acostó a dormir, pero un rato después advirtió que el hermano de su amiga le había quitado la ropa interior y la había accedido carnalmente. La adolescente dijo que no pudo resistirse debido al consumo de alcohol.



Tras dormir hasta las 14.00 del domingo, la chica se dirigió a la casa de su madre, a quien relató lo sucedido, y junto a su padre se dirigió a realizar la denuncia.



El tercer caso fue denunciado este lunes por una mujer que reside en el paraje Nemesio Parma, pero la víctima fue su hija de quince años.



El 12 de noviembre pasado, la familia había asistido a una fiesta que se realizó en la escuela del barrio. Allí la menor consumió algo de alcohol y comenzó a sentirse mal. En esas circunstancias, su cuñado se ofreció a llevarla en su moto hasta la casa para que se recostara, a lo cual la chica accedió.



En el camino, el joven se desvió y la llevó hasta una olería, donde la sometió sexualmente pese a la tenaz resistencia que la adolescente opuso. Luego la llevó a la casa y le advirtió que si algo contaba de lo sucedido le iba hacer algo a su hermana.



Un mes después, la menor pudo vencer el temor y le contó lo sucedido a su madre, quien decidió radicar la denuncia contra su yerno.



El cuarto caso se produjo en la madrugada de este lunes y tuvo como víctima a una chica de 23 años que cursa un embarazo de cinco meses. La joven relató que en horas de la madrugada fue con su padre hasta la vivienda de éste, en el barrio Santa Rita, donde se recostó un rato, situación que fue aprovechada por el hombre para violarla.



La denunciante sostuvo que no pudo resistirse debido a que su embarazo es de riesgo y tiene prohibido realizar fuerza. De acuerdo con su relato, el hombre estuvo por violarla nuevamente pero ella le advirtió que estaba con fuertes dolores en el vientre, situación que frenó al depravado padre.



Su padre la acompañó luego a la casa de su concubino, donde tomó mate con éste y luego se retiró, sostuvo la chica en su denuncia.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas