SEGUINOS

POSADAS

En Alem, la violencia estudiantil se cobró una vida

Un joven murió en la noche de este lunes en el Hospital Central “Doctor Ramón Madariaga”, adonde había sido derivado de urgencia el domingo luego que fuera herido de un puntazo en una pelea con otros jóvenes. La víctima fue identificada como Luis Alberto Aguirre, de 19 años, quien sufrió una lesión punzante en la zona derecha del pecho. El cuerpo del joven fue llevado a la Morgue, donde se realizará una autopsia por pedido del médico policial. A pesar que la información policial identificó al joven como alumno del Instituto Tecnológico, la rectora Amanda Gómez precisó a /c6 que no pertenece a la institución. No obstante confirmó que hay preocupación por la seguridad y la violencia que se genera entre los jóvenes. La profesora dijo que la confusión en la información podría haberse ocasionado porque la pelea entre los jóvenes se dio en una esquina de los parques que rodean al ITEC y son abiertos a toda la población. Ahora la Policía informa que todos los estudiantes eran del Polivalente Nº 15 que funciona en el edificio de la Escuela Normal en horario nocturno.

La Policía pudo establecer que el domingo cerca de las 21.00, Aguirre tomaba mate en un espacio verde del ITEC junto con René Paiva y Esteban Malisco, cuando llegaron al lugar otros dos estudiantes con los que mantenían algunas diferencias desde hace al menos un año.



En el lugar se generó  una discusión que derivó en una pelea. Paiva y Malisco dijeron que Luis Alberto Sacido y Alejandro Enger, sacaron a relucir cuchillos y uno de ellos le asestó la mortal estocada a Aguirre. Los amigos de la víctima, en tanto, sólo sufrieron algunas excoriaciones.



Los agresores se dieron a la fuga, pero en horas de la madrugada del lunes fueron localizados y detenidos por la Policía. El primero de ellos es hijo de un director de escuela y el otro proviene de una familia dedicada a la comercialización de fiambres.



Los padres de la víctima y de los detenidos se reunieron en la Comisaría y allí acordaron que hablarían con sus hijos para evitar que volvieran a protagonizar hechos de violencia.



Claro que el posterior deceso de Aguirre cambió la situación, ya que ahora los jóvenes quedaron imputados del delito de homicidio, que prevé una pena de entre ocho y 25 años de prisión.



La investigación del homicidio quedó a cargo de la comisaría de Leandro N. Alem, que dio intervención a la jueza de Instrucción Selva Raquel Zuetta.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas