SEGUINOS

Sin categoría

En Buenos Aires, misionero acuchilló a la ex esposa, mató a su abuelo y huyó con su hijo

El hecho ocurrió entre las 4 y las 4:30 de este sábado en una vivienda ubicada en la calle Buschiazzo al 1400, de la localidad bonaerense de Don Torcuato, donde el misionero Miguel Oscar de Vega, (38) atacó con un cuchillo y un palo al abuelo de su ex pareja, de 54 años terminando con su vida y a ésta, de 32, la dejó gravemente herida. Luego, escapó con el hijo de ambos, de 1 año y 2 meses.

El niño se llama Fabricio Giovanni, según confirmó a C5N Micaela, la hermana de la mujer.




Micaela explicó que su hermana Gisela, ex pareja del asesino, estaba separada de él desde hacía tres meses, cuando la había golpeado y amenazado. Luego de la denuncia de la mujer, la Justicia dictó sobre él la prohibición de acercarse a la vivienda.




De acuerdo a su relato, aproximadamente a las 4 de este sábado saltó la reja y se dirigió a la casa principal, habitada por los abuelos de Gisela y donde se encontraba el bebé. Se lo arrebató de las manos a la anciana y fue hacia el fondo del terreno, donde moraba la joven. “Se escucharon los gritos del fondo, mi abuelo salió y ahí fue cuando lo apuñaló”, relató Micaela.




A Gisela le produjo un profundo corte en el cuello. Por ello debió recibir puntos, aunque aclaró que “está estable y fuera de peligro”.
También se llevó el celular de la joven, desde donde realizó varias llamadas a familiares y amigos de las víctimas. “Disfruten del velorio” y “Vieron cómo la dejé” fueron algunas de las frases que les balbuceó.




El asesino habría amenazado en unas de sus comunicaciones con sacar al bebé del país, por lo que las autoridades montaron un operativo especial en las fronteras. “La Policía intervino, pusieron móviles en las terminales, están buscando por todos lados. Él estaba con la ropa manchada con sangre y el nene tenía un pijamita”, contó Micaela.




Debido a la difusión televisiva, cerca de las 10:45 el asesino se comunicó con la familia de su ex mujer, a la que le aseguró que el bebé estaba bien y que se iba a entregar, ya que “el problema era con ella y con la familia” y no con el niño, afirmó Micaela.



(www.infobae.com)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.