SEGUINOS

POSADAS

“En Candelaria hubo menoscabo de derechos básicos”, definió periodista

Mónica Santos del Foro de Prensa de Misiones (Fopremi) manifestó que es un mensaje de total impunidad el que dieron los concejales de Candelaria que se negaron siquiera a tratar la golpiza al periodista Daniel Luna, propinada por el titular del Concejo Deliberante Jorge Peña. “Puedo actuar mal que no enfrentaré ningún castigo”, dijo en declaraciones exclusivas a Jorge Kurrle, en el programa /cn. Convino que se trató también de una legitimación de la violencia y puntualizó que volvieron a denunciar la nueva agresión cometida por un guardaespaldas, esta vez contra Rodrigo Castillo.

“También denunciamos a los policías que no actuaron a pesar de que les pedimos que intervinieran frente al nuevo ataque. Eran unos 8 uniformados y el propio ministro de Gobierno (Jorge Franco) a quien llamamos por celular para que garantizara nuestra integridad, nos pidió que lo hiciéramos. Estaba muy indignado con lo que sucedía, de modo que no creo que los mandos naturales de los policías les hubieran ordenado no actuar”, añadió.

Santos hizo notar que la sesión del Concejo realizada en la noche del martes fue violenta desde el inicio porque se llevaron a ruidosos seguidores de Peña y patovicas de Unión Tranviarios Automotor (UTA), sindicato al que pertenece el intendente Carlos Flores y el edil golpeador. “desde fuera del recinto –que stá ubicad en un primer piso- se hacían sonar bombos y se gritaban insultos de todo tipo a los dos concejales de la oposición que pidieorn la destitución de Peña. Pedido que ni siquiera fue tratado.

“El concejal Vidal González -continuó relatando- pretendió argumentar diciendo que fue el periodista Luna quien ‘agredió’ trayendo una Constitución provincial para que la leyéramos como si fuéramos brutos, y pidió el pase a archivo del expediente. El concejal Añais, que volvió de Europa votó con él y para desempatar Peña se votó a sí mismo”.

No hubo ni siquiera la intención de formar una comisión investigadora para que escuchara a las partes y luego tomara una decisión, lamentó Santos. Que observó que así como en ocasión de la golpiza a Luna, hubo empujones y patadas para otros periodistas presentes en el lugar, ahora, en esa última sesión del Concejo, “también se empujó a la gente de prensa.Se tapaban las cámaras, se velaron películas. Inclusive el patovica primero le tiró una piña a Castillo pero no lo alcanzó. Después lo atacó por atrás y le propinó un certero rodillazo en la espalda, llamado ‘la paralítica’”.

Manifestó que ante tanta agresión “nos refugiamos en un edificio y pedimos seguridad al ministro de Gobierno, para después hacer las denuncias”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas