SEGUINOS

POSADAS

En el 2009 el aporte de la tasa judicial fue de apenas 3.400.000 pesos

El presupuesto para el año 2011 es de más de 230 millones de pesos y de tasa de justicia en 2009 sólo se recaudaron 3.400.000 pesos, si se observa el esfuerzo del fisco es grandísimo pero no hay correlato de quienes usufructúan del servicio y pueden pagar, la correspondiente tasa, dificultando justamente el financiamiento de modernización, capacitación, el desarrollo de todo tipo de infraestructura que a poco que no los satisface no dudan en exigir.

Es inexorable el paso del siglo XIX al siglo XXI , y de la digitalización de los procesos, de una justicia más especializada y capacitada, de llegar a todos y cada uno de los rincones de la Provincia y a cada habitante de la misma, pero esa excelencia va de la mano de los recursos.



La agilización y simplificación de trámites, el cambio de la cultura del pleito por el de la concertación, la justicia penal con recursos para investigar y sancionar el crimen en tiempo real, el aporte consecuente con la seguridad jurídica que complementan las acciones que caen en cabeza de los demás actores sociales y políticos seguramente dejará al descubierto a un pequeño sector que hoy medra con el status quo.



Cabe destacar que las políticas de capacitación, gestión, despapelización, es decir, digitalización del proceso judicial, política de recursos humanos, mejoramiento del servicio de justicia de paz y su rejerarquización no pueden estar huérfanos del financiamiento correspondiente, y en ese contexto el deber del Estado es asegurar el acceso a justicia de todos.



Ello significa la gratuidad en todas las instancias y referidas a las personas que así lo acrediten, pero también asegurar la obtención de recursos que deben aportar quienes tienen el beneficio de una justicia que les permite dirimir sus cuestiones contractuales, comerciales y de otro diverso contenido económico.




El bien común es el que piensa y resuelve los problemas de todos y de la gran mayoría, y por ello esos sectores minoritarios que aborrecen o entorpecen el cambio para bien debe quedar bien identificado por la sociedad en su conjunto que debe colaborar para que no impidan que esto mejore.



Podrán matar la rosa, podrán destruir el jardín pero no podrán evitar que la primavera llegue inexorablemente, eso es la nueva justicia que se viene. (más info en www.seispaginas.com o Semanario Seis Páginas edición Nº 38 edición papel)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas