SEGUINOS

POSADAS

En el Bicentenario, buscando la equidad social

El Bicentenario está aquí y ahora, con una Provincia en busca de la equidad social –la deuda principal por saldar al cumplirse la primera década del siglo XXI-. Equidad social, a través de la reivindicación de una política tributaria que redistribuye la riqueza que se genera y que le permitirá sumar recursos para erradicar el hambre urgente de los más pequeños, con edades de 0 a 6 años. Misiones está así escribiendo otra historia, consagrando un nuevo paradigma que es, a la vez, el rescate de la memoria pionera de los guaraníes, que admitieron la primera experiencia de un encuentro de culturas, y la gesta escrita en la modernidad por los inmigrantes.

La semana que acaba de concluir se cerró con un descarnado debate en la Legislatura sobre los dos modelos que dominaron la historia provincial reciente: el de los ’90 que tiene como defensor al diputado Claudio Wipplinger, otrora candidato de Domingo Cavallo en Misiones y hoy legislador del Pro de Macri y el de la Renovación que tiene como exponentes al ex gobernador Carlos Rovira y el actual mandatario Maurice Closs.




Fue en el escenario del recinto cameral donde Wipplinger habló de un Estado “abusivo” por cobrar impuestos y de la “fuga” de empresarios “patriotas” que se radicaron fuera de la Provincia, corroborando su condición de exponente del “movimiento correntinista” que pervive en el empresariado provincial. Inclusive ubicó a su padre Francisco Wipplinger entre aquellos “pioneros”, demostrando también que actúan como un clan en defensa de los propios intereses pero no se muestran afectos a dar cuenta si como se dice la fortuna se hizo con el simple trámite de ser “proveedores privilegiados” de una empresa estatal, merced a fluidos contactos. Tampoco hubo alusión al particular “patriotismo” de residir en Misiones y patentar en Corrientes, como se les acusa en estrados judiciales.




Claro que la respuesta a los dichos del joven macrista no se hizo esperar. Estuvo a cargo, en primer lugar, del diputado José Garzón Maceda quien, con documentos en la mano demostraba que el impuesto a los sueldos era nada menos que casi un 25% del Impuesto a los Ingresos Brutos. Impuesto mentiroso, porque en realidad no ingresaba a Rentas, simplemente se le descontaba al empleado del Estado. “¿Cómo no voy a defender este modelo si hoy más del 80 por ciento de los ingresos provienen de Ingresos Brutos”, replicaba el legislador, recordando que su par macrista, defendía el otro modelo, aquel de los 90 que arrasó con el país y la provincia.




Y no se hizo esperar la refutación de Rovira, quien relevó que “el primer día que asumí como Gobernador, el 11 de diciembre de 1999, había un decreto firmado de la última gran estafa de la provincia que fue el endeudamiento con el Banco ABM AMRO por varios millones de dólares a una tasa del 30 por ciento”. Y tras recordar que para que esa estafa se concretara se necesitó del voto de los dos tercios de la Cámara, es decir del oficialismo de entonces y de la oposición. Fue más allá señaló que había fijado clara postura en reunión del Partido Justicialista al que pertenecía y dejó para fundar la Renovación con Closs. “En mi última intervención en el Partido Justicialista, dije a viva voz, ´yo voy a defender el interés del pueblo por encima el interés del dinero, no voy a defender a las empresas´. Pongo Ingresos Brutos porque quiero salir de lo más nefasto que ha sido cobrarle un impuesto al salario para tener que hacer frente a los gastos corrientes”.




Explicó, por lo demás, que el pequeño grupo de empresas que se fueron de Misiones no tienen otra explicación que la “avivada criolla: es gente que no quiere pagar los impuestos. Trabaja en la provincia y busca la ventajita en otro lado, cuando es mucho más lógico y coherente cumplir con su pueblo”, añadió.




Pero asimismo Rovira recordó que merced a la política tributaria adoptada y la redistribución que se fue encarada, Misiones puede mostrar actividad económica y crecimiento desde el 2002 hasta la fecha, cumpliendo una performance que no registraron en cambio las demás provincias de la región.




El debate de la Legislatura cerraba una jornada en la que el Gobernador lanzaba, en horas de la mañana, el desafío del Hambre Cero para ir en busca de los niños desnutridos, convocando a la participación de la comunidad para el seguimiento de la recuperación del niño y la eficacia del programa. También esta acción tiene en la política fiscal una de sus principales fuentes de sustentación, como lo tiene el Programa Proalimentos, lanzado en su tercera etapa. 




Desde estos debates, con estos desafíos, Misiones celebrará el Bicentenario desde el orgullo de haber sido la primera Provincia en adherir a la Gesta de Mayo.
 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas