SEGUINOS

POSADAS

En el lugar: el caso Guirula y la obediencia debida en el ámbito policial

El equipo periodístico de C6Digital habló con el abogado Alejandro Jabornicki, quien brindó su opinión del caso de Carlos Raúl Girula, quien murió en el 2014 tras un confuso procedimiento policial. “El personal de la fuerza cometió apremios ilegales sobre la víctima”, dijo. El fallecido fue detenido frente a un albergue transitorio luego de tener un altercado con el dueño del lugar, al que había ido a pasar unas horas con unas amigos y algunas mujeres. Al resistirse al arresto, varios uniformados los redujeron para llevarlo a la comisaría y en el camino a la dependencia policial terminó muriendo debido a los golpes que recibió.

Lo que ocurrió en el trayecto desde el motel ubicado en la intersección de las avenidas Santa Catalina y Andresito hasta la comisaría 15, es lo que la Justicia investiga para poder juzgar a los policías que participaron del fatal operativo. Jabornicki fue abogado defensor de Lourdes Tabares y sobre su situación en particular dijo “se la pone a ella como la jefa, como quien ordenó a sus pares que torturen a Girula, pero ella no es la dueña de las decisiones que se tomaron”.

Al respecto, agregó que “unos pudieron haberse sobrepasado y otros cumplieron bien su deber. La muerte se produjo en el trascurso desde el albergue transitorio a la comisaría. Hay dos personas identificadas como autores del hecho, el resto no puede ser juzgado por homicidio. Es una lástima que a la oficial no le entreguen la libertad y la sigan considerando como la jefa”.

En ese sentido, remarcó que el concepto de obediencia debida en la Policía “no existe”. Añadió que “si alguien pide que se le pegue un tiro por la espalda a persona indefensa, el uniformado puede oponerse. Quienes cumplieron su labor ese día eran conscientes de lo que hacían. Tabares no ordenaba nada a nadie, cada cual hizo lo que creyó lo correcto”.

A su vez, criticó el hecho de que se le niegue la excarcelación a la mujer que estuvo a cargo del procedimiento pero si se libere a otros policías que estuvieron en el operativo. “Hacen lo más fácil que es excarcelar a los de menor rango, a ella la siguen teniendo presa porque quien estaba a cargo. Los dos que le ocasionaron los golpes  a Girula y lo mataron está debidamente identificados y ella no fue la responsable, debería estar libre”, concluyó.

Descargar Semanario Seis Páginas