SEGUINOS

POSADAS

En el lugar: “La adicción es una enfermedad que no tiene cura pero se puede detener”

El equipo de C6Digital habló con un representante de Narcóticos Anónimos quien relató su experiencia personal con el mundo de las adicciones. “Me llevó 22 años darme cuenta de que tenía un problema. Tuve que aceptar que estaba mal y pedir ayuda. Antes de eso sentía que no tenía problemas, cambiaba una sustancia por otra. Trataba de medirme y estaba seguro de que podía manejar la situación”, señaló. Agregó que “llegué al punto de querer suicidarme varias veces y no tuve el valor. Toqué fondo”.

Reconoció que “si hubiese pedido antes ayuda iba a ahorrarme muchos problemas. Reconocer el problema y dejar que me ayuden fue la mejor decisión que pude haber tomado en mi vida”. En ese sentido, indicó que “donde yo me movía era normal estar en contacto con el alcohol y las drogas. Estaba enfermo, era soberbio y orgulloso”.

A su vez, señaló que “en su momento llegué a un punto de quiebre emocional, espiritual y físico, a toda persona adicta le pasa eso. Había perdido el rumbo de mi vida, las drogas te llevan a un mundo paralelo a la vida civil y llega un momento es que se trastornan todos los patrones de conducta y se pierde la noción de lo que es normal o anormal”.

Remarcó que hace 19 años está “limpio” gracias a su lucha pero advirtió que sigue padeciendo la enfermedad más allá de haber dejado de consumir. “Los que tienen la oportunidad y necesitan ayuda deben saber que no están solos”, sostuvo.

Comentó que “mi padre y mi hermano su mataron por el alcohol, creí que estaba destinado a eso pero cuando mi mujer me abandonó y quedé sólo, toqué fondo y acepté salir del pozo en el que estaba”.

Narcóticos Anónimos posee tres grupos en Posadas que funcionan en la calle Rocamora 2883, otro en el primer piso arriba de Caritas sobre Félix de Azara y otro en el iglesia Cristo Rey. Existe una línea gratuita que es el 0800-3334-120 donde se puede llamar las 24 horas.

Descargar Semanario Seis Páginas