SEGUINOS

POSADAS

En el lugar: perdieron todas sus cosas tras un incendio y ahora viven en la plaza 9 de Julio

El equipo de C6Digital se dirigió hasta la plaza 9 de Julio donde hace unos días viven Luis Esteban Olivera y su esposa Elena Sell. Ambos quedaron en la calle luego de que la precaria casa en la que vivían en Eldorado se incendiara. Tras no tener respuestas del intendente, decidieron dirigirse a Posadas con la esperanza de encontrar trabajo o un techo bajo el cual vivir. Otra opción que manejan es la de viajar a Buenos Aires para poder hospedarse en la casa de una de sus hijas pero para ello necesitan de dos pasajes para ir hasta allí.

Luis comentó que la noche del incendio “salimos con mi mujer a una iglesia y cuando volvimos nos encontramos con todo reducido a cenizas. No sabemos qué pasó ni si fue intencional o no. El terreno no era nuestro, lo perdimos todo”.  Luego del hecho “fuimos a pedir ayuda al intendente de Eldorado, pero no nos pudo atender”.

Luego con ayuda de una empresa de transporte, lograron conseguir dos pasajes para llegar a Posadas. “Soy albañil y hago changas. Quiero trabajar pero no puedo dejar a mi esposa sóla porque ella está enferma, es hipertensa y necesita por lo menos una piecita para estar ahí cuando yo me voy a trabajar”, remarcó.

Al ser consultado sobre el motivo por el que se instalaron en la plaza 9 de Julio, aseguró que “acá estamos un poco más seguros. La policía nos cuida y la gente que pasa nos invita siempre un poco de comida. Gracias a eso no pasamos tanta hambre. Antes estábamos en La Terminal”.

Además, recalcó que “tenemos una hija en Buenos Aires que nos puede recibir pero no tenemos para pagar el pasaje. Si yo sé que mi señora va a estar cuidada o al menos en un lugar tranquila, yo sin dramas salgo a trabajar, pero en estas condiciones no lo puedo hacer porque no quiero dejarla sola en este estado y en este contexto”.

Por su parte, Elena agradeció la ayuda de Caritas que les dio abrigos para que soporten el frío. “Duermo arriba de cartones, estamos a la deriva. La gente colabora con comida, pero hay días que nos mantuvimos solamente tomando mate”, añadió.

“No es fácil estar en la calle, cuando esté mejor voy a trabajar también. No puedo vivir sin mis medicamentos. Esperamos que quien pueda nos ayude”, concluyó Elena.

Descargar Semanario Seis Páginas