SEGUINOS

POSADAS

En el país de las vacas y del vino, mandan los pollos y las gaseosas

En los últimos 30 años la dieta de los argentinos cambió notablemente, según los registros de las organizaciones de salud y entidades de nutrición. Así, dan cuenta que el tradicional asadito de los domingos -por citar un ejemplo- ya no se realiza con la periodicidad que la familia estaba acostumbrada. El consumo de carnes de res fue sustituida por la de aves de corral. Mientras que en los años ´80 la ingesta de carne bovina era de 86,5 kilogramos anuales por persona, en la actualidad es de 57,5 kilos. En contraposición, el consumo de pollo pasó de los diez kilos por cada habitante a unos 33 kilogramos. Otro tanto sucede con las bebidas. Las gaseosas aumentaron su consumo en los últimos años. De los 44 litros anuales en los ´80 trepó a 80 litros. En tanto, el vino tuvo una caída pronunciada en esos años. De los 65 litros anuales que cada persona ingería ahora toma en un año unos 31 litros promedio. En cuanto a los lácteos, de los 4 litros anuales que se tomaba de yogur a comienzos de los ´90 por habitante, en 2009 pasó a más de 12 litros. En el programa /6p que se emite por /c6 se repasaron algunos datos y recomendaciones de la Fundación Cardiológica Argentina para mejorar la calidad de vida.

El informe de la Fundación dice que 1 de cada dos argentinos se alimenta mal y está predispuesto a padecer diabetes o hipertensión. El 49 por ciento tiene sobrepeso u obesidad; el 45 por ciento agrega sal a las comidas y el 35 por ciento consume pocas frutas y verduras.


Recomiendan el cambio de hábito como medida preventiva, en este punto el ejercicio físico ocupa el primer lugar de las sugerencias.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas