SEGUINOS

NACIONALES

¿En febrero bajan algunas jubilaciones?

El programa de Reparación Histórica estableció la necesidad de mejorar las jubilaciones otorgadas que reconoció desfasadas por el paso del tiempo o directamente mal calculadas en su origen.

Así, se estableció por Ley que se aplicarían algunos criterios jurisprudenciales por medio de un simple trámite administrativo.

Por supuesto, se dejaron de lado varios fallos judiciales (valor inicial de las categorías de autónomos y PBU, jubilaciones originadas en las AFJP) y se interpretó en forma restrictiva la jurisprudencia.

El método establecido por Ley es complejo, tanto que implica hacer un cálculo para cada caso en donde intervienen unas 140 variables. La solución para una Ley compleja diseñada por la ANSeS no fue cumplirla sino hacer algo parecido y más simple.

La ANSeS realizó un estudio en el que se estimaron los aumentos promedios que daría la aplicación del método legal y aplica el resultado agrupando los beneficiarios por fecha de jubilación ignorando en la práctica la historia laboral de cada uno.

Previo a pagar el ajuste administrativo, el método legal requiere que los beneficiarios hagan trámites y estos sean validados por jueces federales a través de un sistema informático que no existía al momento del inicio del Programa (y a 18 meses de la sanción de la Ley todavía presenta problemas).

Para evitar esta demora por fuera de la Ley la ANSeS inventó un método abreviado, por el que cobraron alrededor del 90% de los beneficiarios.

Por este esquema la ANSeS pone al pago el resultado de su cálculo sin mediar acción del jubilado. El problema es que originariamente se exigió la expresión del beneficiario de ingresar al programa dentro de los 6 meses del primer cobro. Este plazo fue prorrogándose sucesivamente desde marzo de 2016 hasta febrero próximo.

Así las cosas, quién percibió aumentos en su haber jubilatorio y no aceptó ingresar al programa verá su haber reducido en el mes de marzo. En principio la ANSeS está autorizada a deducir lo pagado como aumento de los haberes futuros si el jubilado no acepta la oferta, aunque no está claro si avanzará en ese sentido.

Sentencias firmes

Es gravísimo que se haya reconocido una mejora en los haberes y ahora se la quite, y en algunas situaciones es insostenible.

Dado que la Ley de Reparación Histórica permite recalcular los haberes aún en caso de que las personas hubieran ganado un juicio por reajuste ignorando el resultado del juicio se han generado conflictos insalvables.

Aclaremos que en caso que la ANSeS hubiera cumplido con la Sentencia nada quedaba por reparar (hay casos en dónde los reclamos estaban mal hechos o las sentencias tenían omisiones por lo que la Reparación Histórica mejora esas situaciones particulares).

El problema es que existen más de 60 mil sentencias firmes sin cumplir por la ANSeS. Esto se da por la demora en el pago de la Administración o porque los juzgados están colapsados por la continua presentación de recursos por parte del Estado.

Entonces se da la paradoja que a un jubilado que litigó por años y ganó el juicio, recibió un aumento equivalente a la mitad de lo que dice la sentencia y ahora sin cumplir con lo que estableció la Justicia, le reducirán el haber.

Cabe aclarar que es común ver casos en donde el jubilado cobraba un haber mensual de $ 10.000 y pasó a cobrar $ 15.000 por la Reparación Histórica cuando la sentencia ordena pagar $ 25.000.

Obligar a la aceptación de la Reparación Histórica para mantener el haber es simplemente una extorsión.

La trampa del Estado es simple, ha reducido el cumplimiento de sentencias judiciales y pagado más beneficios por Reparación Histórica, para así pagar haberes menores y un 25% de los retroactivos adeudados.

Aun cuando los abogados tenemos recursos para obligar al pago de las sentencias (corregir las retenciones de ganancias, impulsar multas, sanciones y embargos) es irrazonable que el Estado incumpla deliberadamente con sus obligaciones generando mayor litigiosidad.

¿Qué tiene que hacer el Estado?

-Pagar las sentencias.

Mientras tanto debe mantener el haber que mejoró por este método. Esta situación simplemente no está contemplada en la Ley, la generó la Administración, ahora debe mantenerla.

Visto que el Estado Nacional es incapaz de cumplir las sentencias en tiempo y forma (la Ley le otorga poco más de 6 meses para hacer el cálculo de la sentencia y efectivizar el pago) y demoran en promedio el doble, frente a una sentencia firme al menos tiene que subir el haber en forma automática al valor calculado por Reparación Histórica y luego pagar las diferencias.

– Cautelares.

Frente a esta situación se realizaron numerosas presentaciones judiciales para evitar que se bajen los haberes en donde se adelantó el pago de la Reparación Histórica habiendo sentencias pendientes de cumplimiento, lo que significa que la actitud de la ANSeS produce el efecto contrario al buscado por la Ley ya que produce aún más trabajo para Tribunales.

La Cámara todavía no se ha expedido, pero lo hará al finalizar la feria judicial.

Existen otras situaciones que también requieren un poco de sentido común. En los pocos casos de jubilados anteriores a 1993, con el régimen anterior a las AFJP o los Retiros por Invalidez, la edad del beneficiario y la determinación de la incapacidad son motivos suficientes para exceptuarlos de cualquier quita ya otorgada.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *