SEGUINOS

POSADAS

En Iguazú preocupa la presencia de caracoles africanos

Se desarrolló un encuentro técnico entre diferentes organismos y autoridades donde se presentó el mapa de riesgo en Puerto Iguazú del caracol gigante Achatina Fúlica, los cuales hay más de cien mil. Producen graves daños en los cultivos y hasta pueden afectar la salud. Hay al menos tres barrios afectados en la ciudad de las Cataratas. El ingeniero agrónomo Guillermo Gaudio, referente de la dirección de vigilancia de plagas del Senasa explicó que el objetivo del taller fue poner al tanto a todos los organismos provinciales del trabajo que estuvieron realizando en estos últimos seis meses para poder controlar y combatir la plaga del caracol gigante africano que apareció.

La reunión se realizó en la sala de Situaciones de la Municipalidad de Puerto Iguazú y fue de características técnicas por lo que asistieron, ambientalistas, médicos, agrónomos, biólogos y funcionarios de la cartera nacional, provincial y municipal.



El encuentro fue organizado por el Ministerio de Salud Pública de la Nación, Subsecretaría de atención Primaria de la Salud de la Provincia, Senasa y el Departamento de Saneamiento Ambiental la Municipalidad de Puerto Iguazú.



Estuvieron presentes el Director Nacional de Epidemiología de la Nación, Horacio Echenique, el subsecretario de Atención Primaria de la Salud de la Provincia Jorge Dechuster y demás representantes de Senasa entre otros.



El ingeniero agrónomo Guillermo Gaudio, referente la dirección de vigilancia de plagas del Senasa explicó que el objetivo del taller fue poner al tanto a todos los organismos provinciales del trabajo que estuvieron realizando en estos últimos seis meses para poder controlar y combatir la plaga del caracol gigante africano que apareció.



Sobre la aparición de esta especie en esta provincia, el profesional estimó que se habría introducido ilegalmente por pescadores que pretendieron usarlo de carnada y los liberaron acá. En este sentido contó que según se sabe estos caracoles ya estarían en Iguazú desde hace 4 o 5 años en tanto que mucho antes estaba presente en Brasil y diseminado en todos los Estados, se calcula que desde hace más de 20 años.



Gaudio especificó que los focos de riesgo son -por ahora- el arroyo las mariposas, los Barrios Riveras del Paraná, Villa Nueva, Santa Rosa. En los tres primeros casos, la densidad es muy alta.



“Es una plaga de importancia agrícola, de ahí la vinculación de SENASA, pero también puede transmitir un parásito que puede afectar la salud humana” explicó el ingeniero.



Sobre las complicaciones de la salud explicó que podrían presentarse desde malestares gástricos a nivel subclínico, como una meningitis.



El parásito que transmite este vector, radica en su baba, por eso si uno lo toca y después se toca los ojos, la nariz o la boca puede infestarse.



“En Brasil hay casos, acá en Iguazú sabemos que está el vector pero no sabemos que esté el parasito, estamos avanzando en estudios para determinarlo”, agregó.



Según cuantifica Gaudio, de los trabajos investigativos que se vienen realizando, se detectó hasta el momento que la densidad es alta y hay más de cien mil caracoles en Iguazú.



 



 



(www.radiocataratas.com)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas