SEGUINOS

PROVINCIALES

¿En manos de quién queda la rentabilidad del negocio yerbatero?

La pregunta parece atinente toda vez que se observó, en este mes de mayo que acaba de finalizar, un aumento en el precio del paquete de yerba mate hasta en Precios Cuidados –el nuevo listado difundido- y de hasta un 40% por fuera de ese acuerdo. Y si se advierte que, además, en el mes de abril precedente se había ingresado un mayor volumen de materia prima a los secaderos, aunque en el período enero-abril fue el volumen menor de los últimos cuatro años. Todo de acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym).

Un Instituto sin embargo que se muestra ineficaz para hacer cumplir los precios garantía de la materia prima, fijados este año por laudo del Ministerio de Agroindustria de la Nación. Son estas dos estructuras de Nación las que permanecen inactivas a la hora de proteger a los productores, a los tareferos, segmentos que son los más débiles de la cadena y sin los cuales, paradójicamente, no habría negocio.  Este mes de mayo fue precedido por un “yerbatazo” en el mes de marzo, con el que los plantadores pretendieron llamar la atención, justamente a la Nación y al Inym.
Fue una protesta que los sacó de las chacras y los llevó a Posadas –sede del Inym- y Buenos Aires –sede del Gobierno, es decir el Ministerio de Agroindustria-. Y se levantó con el compromiso del Instituto de dar curso a las principales peticiones de los productores. Hasta inclusive aceptando un consejo asesor al nivel de la presidencia del Inym.

Pero al decir de los productores los incumplimientos se mantuvieron y mantienen. En este mismo mes de mayo ahora concluido se conoció un vergonzoso “instructivo” para evadir los precios garantía de la materia prima. Y aunque el instructivo se hizo público, con nombre y apellido, nada sucedió. No hubo intervención del Inym y mucho menos sanción. Cómo es posible que se incumpla una ley y no se sancione al infractor? Porque si la ley no rige la conducta social, la reemplaza la anarquía, las malas prácticas y prima la “ley de la selva” donde el más fuerte impone sus decisiones autoritarias y unilaterales, al más desvalido

Aparentemente tampoco hubo intervención local respecto de una supuesta admisión de la vicepresidenta Gabriela Michetti: que Las Marías asesoraban en yerba mate a la Fundación Pensar, que tiene a su cargo el trazado de estrategias políticas e institucionales de la fuerza partidaria en el gobierno nacional, el PRO.

Así las cosas, Misiones parece llevar la peor parte: produce el 90% de la yerba mate argentina pero está ausente de la rentabilidad que esta riqueza produce. O sólo de ella disfrutan contados industriales de esta Provincia y de la vecina Corrientes. Hizo todos los gastos para la creación del Inym, pero en el Instituto no está reflejado su protagonismo. Cuestiones que llevaron a que más de una vez la Provincia hubiera pretendido crear su propio Instituto provincial.

Todo lleva a preguntarse entonces quién se queda con la rentabilidad de la producción yerbatera. Cuándo llegará el tiempo en los que el productor y el tarefero podrán llevar una vida digna. Cuándo se retribuirá el esfuerzo de tantos y tantos años.⁠⁠⁠⁠

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas