SEGUINOS

POSADAS

En Marcos Paz, Rey comparte pabellón con sindicalista bancario Zanola

El ex juez de Instrucción José Luis Rey permanece alojado en la Unidad Penal de Marcos Paz, en el mismo pabellón que el dirigente bancario Juan José Zanola, procesado por suministrar medicamentos adulterados a pacientes de su gremio. César Arturo Goldstraj, su abogado, dijo que Rey tiene una celda individual y buena parte del día dedica a la lectura de libros sobre derecho, entre ellos uno escrito por Eugenio Zafaroni, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Además, recibió la visita de sus familiares en varias oportunidades.

El defensor sostuvo que Rey estuvo unos días alojado en el Hospital Penitenciario para saber con certeza cuál era su estado de salud, y ahora aguarda con expectativa que la Cámara Federal de Apelaciones analice si corresponde o no otorgarle la excarcelación mientras dura el proceso penal. El ex magistrado no comparte ni siquiera los horarios de salida con los ex policías procesados Jorge “Fino” Palacios y Ciro Gerardo James.




Por su parte, Horacio Enrique Gallardo, el otro juez que fue destituido por las escuchas ilegales, está desde el pasado viernes alojado en el Hospital del Penal de Marcos Paz. Uno de sus defensores, Erik Soderlund, dijo que el viernes el ex magistrado declaró ante los secretarios del Juzgado Federal 7, sin la presencia del juez Oyarbide y de los fiscales Di Lello y Nisman. “Hizo un relato de cómo se ordenaban las escuchas, contestó todas las preguntas y dejó en claro que las intervenciones de las líneas tenían un fin lícito, más allá de que terceras personas hayan hecho un uso ilegal de las mismas”, sostuvo el letrado.




Por otra parte, dijo que el mismo viernes Oyarbide rechazó un pedido de excarcelación de Gallardo, motivo por el cual recurrió este lunes en apelación. El abogado sostiene, al igual que Goldstraj, que Rey y Gallardo continúan con fueros porque no está firme la sentencia que terminó con sus carreras dentro de la justicia misionera. “Pedimos la nulidad de la detención”, agregó.
Gallardo y Rey fueron destituidos el pasado 20 de abril y dos días después Oyarbide envió a Misiones un exhorto pidiendo la detención de ambos para indagarlos por haber ordenado una serie de escuchas a personas que nada tenían que ver con el mundo del delito.




El escándalo se inició en septiembre pasado cuando el dirigente judío Sergio Burstein presentó un recurso de Habeas Corpus al enterarse a través de la Secretaría de Inteligencia que su teléfono estaba “pinchado”. La orden había salido de un Juzgado de Misiones y había sido ordenada en una causa por un homicidio.




Las solicitudes habían partido de la Dirección de Investigaciones y de la División Homicidios. En todos los casos los números eran aportados por el oficial ayudante Diego Gastón Guarda, quien los recibía de Ciro James, con quien mantenía vinculación profesional desde hace varios años.



En esta causa son cinco los policías misioneros que están procesados y la secretaria penal Mónica González, la única funcionaria judicial que tenía contacto directo con James.




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas