SEGUINOS

POLICIALES

En Misiones no sólo caen los “perejiles” de la droga

Una creencia muy extendida entre el común de los misioneros es que las fuerzas federales y la Justicia siempre se quedan con el último eslabón de las organizaciones dedicadas al tráfico de marihuana. Sin embargo, en los últimos años y luego de varios meses de paciente investigación se logró meter tras las rejas a varios cabecillas de esas bandas. El Semanario /6p publica que uno de ellos fue Fabián Bellinzona, un hombre que regenteaba un prostíbulo en Los Polvorines, donde fue apresado por Gendarmería hace algunos años.

El hombre tenía tres camiones con prolijos dobles fondos para el transporte de marihuana desde Misiones hacia Buenos Aires.



La particularidad es que dos de los tres rodados estaban registrados a nombre de una empresa uruguaya con un domicilio inexistente en Capital Federal. La firma, que estaba autorizada a exportar y realizar movimientos de capital, fue inscripta por Jorge Bafundo, quien todavía se encuentra prófugo y con pedido de captura internacional.



Los investigadores creen que este hombre es en realidad un testaferro del detenido Fabián Bellinzona y que la empresa fue montada como una pantalla para disimular el transporte de estupefacientes.



Uno de los rodados, un Iveco Daily con falsos logos del Correo Argentino fue secuestrado en la zona Sur de Misiones cuando llevaba 1.185 kilos de marihuana.



Las cargas de marihuana eran provistas a la banda por Francisco Fleitas, un argentino que estuvo preso en Paraguay tras ser sorprendido por la Senad con más de 300 kilos de marihuana y medio kilo de cocaína a fines de 2004.



De acuerdo con la investigación realizada por Gendarmería y el fiscal federal Juan Carlos Tesoriero, una vez que la droga llegaba a Buenos Aires en los camiones era fraccionada por Julio Páez, quien se encargaba de la distribución. Cuando la Policía allanó su casa, encontró a su hijo de catorce años cortando uno de los “ladrillos” con un cuchillo. En el lugar había cuatro kilos de marihuana y una balanza de precisión.



Fabián Bellinzona tenía su centro de operaciones en el prostíbulo “Silver” de Los Polvorines, donde fue detenido en julio de 2006 por gendarmes de la Unidad Especial de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de Misiones.



En la oportunidad se estableció que cuatro de los teléfonos celulares de las jóvenes que trabajan en el lugar habían sido utilizados en Misiones en la última quincena de octubre de 2004. A través de un sistema de rastreo y cruzamiento de llamadas, se registraron unas 30 comunicaciones entre los días 24 y 26 de octubre; la mayoría con el conductor del Iveco en el que iba la droga.



El cargamento era “custodiado” por Fleitas y Páez, quienes se movilizaban en un VW Gol que está secuestrado. En ese auto también se encontraron documentos de Fabián Bellinzona, quien había adquirido en Encarnación un visor nocturno. En la causa también está procesada sin prisión preventiva María Virginia Andretta, ex esposa de Bellinzona.



Los investigadores establecieron que el conductor del camión Iveco y Páez se alojaron en el mismo hotel de Posadas y ambos rodados cruzaron la estación de peaje de Santa Ana en varias oportunidades y con escasa diferencia horaria.



La investigación llevó varios meses, entrecruzamiento de llamadas y datos que llevaron a Bellinzona tras las rejas. (www.seispaginas.com o Semanario Seis Páginas edición Nº 40 versión papel)



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas