SEGUINOS

REGIONALES

En Paraguay destacan que Encarnación viene experimentando una bonanza sin precedentes

El portentoso -y descontrolado- crecimiento edilicio en el nuevo circuito comercial es el mejor indicio. Atractivos y modernos locales ofrecen de todo, y es un poderoso aliciente para los turistas argentinos por los bajos precios y surtida oferta. Así lo refleja uno de los medios periodísticos más importantes del país vecinos bajo el títulode “Bonanza”. Pero también hace hincapié en las condiciones laborales de los trabajadores. 

Bonanza

Desde hace un par de años Encarnación viene experimentando una bonanza sin precedentes. El portentoso -y descontrolado- crecimiento edilicio en el nuevo circuito comercial es el mejor indicio. Atractivos y modernos locales ofrecen de todo, y es un poderoso aliciente para los turistas argentinos por los bajos precios y surtida oferta.

Ver tanta riqueza aflorar en los negocios nos llevaría a creer que ese enorme caudal de dinero fluye y “se derrama” también hacia los sectores más bajos de esa pirámide económica que tiene en la cúspide a los grandes importadores y propietarios (árabes y chinos en su mayoría) como los principales beneficiarios.

Esta bonanza, sin embargo, no se refleja en las condiciones laborales de los trabajadores de comercio, quienes en su gran mayoría no perciben siquiera el sueldo mínimo, y trabajan hasta 12 horas por día. Existen casos incluso en que trabajadoras deben consentir ciertas exigencias “extracurriculares” de sus patrones para seguir.

Denunciar ante las autoridades es una pérdida de tiempo, y la casi plena certeza de que además de perder el trabajo difícilmente sea contratada en otro comercio con dicho “antecedente” de “conflictiva”.

La informalidad campea en el sector del “comercio formal” a la vista de todos, y el silencio cómplice de las autoridades.

La economía en esta frontera es sumamente ágil y dinámica. En esa vorágine comercial mucho de lo que ingresa lo hace sin pagar impuestos, lo que en la jerga aduanera se conoce como “en frío“, y sale de la misma manera hacia la Argentina mediante el incesante contrabando hormiga.

El gran negocio de este modelo comercial es para los importadores, para un entorno ligado a la burocracia administrativa, controladores aduaneros, la policía encargada de perseguir delitos fiscales, entre otros. La parte del león queda en las cuentas externas de los buitres.

¿Dónde están quienes deben velar por el cumplimiento de las normas laborales y gremios que defienden los derechos de las mujeres? Aturdidos y adormilados en nuestra calurosa siesta paraguaya. (abc.com.py)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas