SEGUINOS

POSADAS

En tiempos de debates de propuestas y recuperos históricos

La falta de iniciativas, de poner oídos a las necesidades de la gente suele intentar ocultarse con recurrencias ociosas a la Justicia. Que la recargan de trabajo con cuestiones cuya resolución es conocida de antemano. A pesar de que es refractaria a dar declaraciones periodísticas, de tanto en tanto, la misma justicia sale a reclamar por la pérdida de tiempo valioso, señalando que tales requerimientos bien podrían aclararse en sede administrativa.

Hay una oposición, sin embargo, que procura una y otra vez apelar al Poder Judicial, al que por otro lado denuncia como “colapsado”, en busca de espacios mediáticos que, de alguna manera, justifiquen el cargo político que se ocupa y se paga con los recursos que la Provincia obtiene –a pesar de ellos- de los impuestos que tributan los misioneros.



Así por ejemplo, en el caso del aumento del boleto urbano cuya vigencia está prevista para esta semana, luego de haber reunido sólo a un pequeño grupo de universitarios para protagonizar “movilizaciones” han decidido ir por la vía de la Defensoría del Pueblo a la Justicia para pedir la “inconstitucionalidad” presunta de la ordenanza que delegó facultades en los intendentes de Posadas, Garupá y Candelaria. Buscan así una salida tangencial al fracaso del “masivo rechazo al boletazo”, como titulaban los medios opositores que ya habían tenido que desdecirse cuando anunciaron un aumento del 63% y se encontraron con que sería finalmente de un 24% desdoblado en dos etapas. En suma, para Posadas, un primer aumento de 20 centavos y un segundo de 15 centavos. Si eso significa un “boletazo” difícil imaginar la calificación que darían a ciudades del Nordeste que situaron el valor en los 2 pesos, sin que se preste el servicio interurbano que funciona para la capital provincial y las vecinas localidades de Garupá y Candelaria, es decir toda el área metropolitana.



El recurso se repite: la incapacidad de hacerse cargo del padrinazgo de una niña en situación vulnerable, para el que sólo se pedía un seguimiento de los cuidados comprometidos por el mismo Estado, llevó a un concejal puertista a denunciar al Gobernador y la Vicegobernadora –quienes rechazarán en sede judicial, con documental, la acusación-. Y a Canal 6 y su director Jorge Kurrle, por haber asistido a una bebita desnutrida, que hoy se encuentra en vías de plena recuperación.



Los “mueve” también la frustración cuando pretenden imponer su criterio desconociendo el derecho de otras personas a pensar distinto. Pruebas al canto: quieren cerrar la Convención –eso sí ejecutando primero todo su Presupuesto- después de haber fracaso en el intento –ilegal por cierto- de hacer “caer” una norma de rango provincial: la Ley de Lemas. Esto es, si no se puede hacer prevalecer el propio criterio, habrán de cesar las instituciones. En este caso la Convención Constituyente.



Qué tipo de democracia se propicia desde estos sectores –algunos que se han identificado a sí mismos como “guardianes republicanos”-. Porque no conformes con todas estas avanzadas mediático-judiciales, en el recinto de la Legislatura pretendieron plantear una cuestión de “privilegio” por críticas recibidas desde un semanario. Quien hacía la petición era nada más y nada menos que Claudio Wipplinger, el copropietario del familiar diario Primera Edición. “No hagas a los demás, lo que no quieres que te hagan a ti”. Palabras más, palabras menos, el propio presidente de la Legislatura Carlos Rovira recordaba que ha sido en lo personal objeto de fuertes críticas de la prensa y, sin embargo, “nunca accioné” contra ellas. Para agregar que el tiempo le ha dado la razón en iniciativas como la del Centro del Conocimiento que mereció descalificativos.
Claro que el hijo del dueño no se hace cargo de las campañas emprendidas por ese medio contra personas, entidades, instituciones, gobernantes. Ora a favor de su propia candidatura construida, no en la militancia o en la ingerencia del quehacer público, sino desde la propia sala de redacción o de las oficinas de publicidad desde donde se puede acercar o quitar beneficios. Ora en defensa de los propios intereses empresariales de la familia propietaria. Intentando evitar presentaciones judiciales por elusión tributaria con el patentamiento de los camiones de la firma, no se dudó lanzar ataques contra el fisco. Del mismo modo como cuando competidores comerciales se interpusieron en el camino en el servicio urbano de pasajeros, el Diario sirvió para descalificarlos.



Paradojalmente el debate sobre publicaciones se dio en una sesión en la que la mira estaba puesta en lo mejor que ha tenido la imprenta: la difusión del conocimiento, el rescate de la lengua del pueblo guaraní originario. Porque el titular de la Cámara pedía –y obtenía- el voto para definir como patrimonio cultural de los misioneros aquella imprenta forjada por los guaraníes que se puso en funcionamiento en la Reducción de Loreto y rescatarla de su extraterritorialidad. Fue la primera de Argentina y de Latinoamérica. Y se alza como “ícono de nuestra tierra, logro en ingeniería, técnica y despliegue intelectual inigualable, donde se conjugaron en perfección los conocimientos de los jesuitas con el ingenio y destreza descomunal de los hermanos guaraníes, y cuya creación produjo cambios profundos y fecundos en el Virreinato del Río de la Plata, que solo se logran a través del vehículo insuperable de la transmisión de las ideas y los pensamientos”. La moción se aprobó por unanimidad.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas