SEGUINOS

POSADAS

En un pueblo conmocionado, inhumaron a los chicos ahogados

En medio de profundas muestras de dolor, fueron sepultados en la tarde de este miércoles los cuatro chicos que el martes al anochecer murieron ahogados en una laguna que se formó en cercanías del centro de frontera de Bernardo de Irigoyen. El lago se habría formado a causa del movimiento de suelo que se realiza para la construcción del Parque Turístico Ambiental de Integración, aunque el intendente Jorge Gandulla lo negó. El hecho ocurrió en las nacientes del río Pepirí, a 200 metros del paso fronterizo. Las víctimas, identificadas como Tatiana Marisel Sosa (9) y su hermano Lautaro Fabián Sosa (6), oriundos del barrio Cuatro Hermanos; y los hermanos Angélica Gabriela Monzón (7) y Beatriz Monzón (11), quienes residían en el barrio Evita.

Los chicos, todos de familias muy humildes, habitualmente se apostaban en cercanías del paso internacional y pedían monedas a los turistas que parten hacia las playas brasileñas.



El martes al atardecer caminaron unos 200 metros y se internaron en una laguna artificial para aplacar el intenso calor de la tarde.




El primero en desaparecer fue el menor de los cuatro y las nenas se lanzaron a rescatarlo. Todos desaparecieron de la superficie, situación que habría sido advertida por otros chicos, que avisaron a una vecina.




En un primer momento intervinieron los Bomberos de Dionisio Cerqueira, que trabajaron hasta las 21.30 con el agua hasta el cuello buscando los cuerpos. Tras hallar los cadáveres de los cuatro menores, los trasladaron a la Morgue Judicial, donde luego se constató que los decesos se produjeron por asfixia por inmersión.
A media mañana de este miércoles, las familias recibieron los cuerpos y tras un breve velatorio, los sepultaron en medio de muestras de inmenso dolor.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas