SEGUINOS

NACIONALES

Encuentro de AEA: los empresarios pidieron un proyecto de país a mediano plazo

Los hombres de negocio que expusieron y debatieron en el encuentro de la Asociación Empresaria Argentina compartieron una mirada optimista hacia el futuro. Pero llamaron a buscar un consenso en el proyecto de país que se busca, apostando a los diferenciales que muestra la Argentina.

Desarrollar el potencial de la Argentina “implica desarrollar en serio nuestros recursos naturales, nuestra capacidad energética, nuestras exportaciones, nuestra creatividad, nuestro capital humano”, sostuvo Héctor Magnetto, accionista y CEO del Grupo Clarín, que abrió la charla. Y destacó que hay que tener una “visión compartida acerca de qué va a producir y venderle al mundo nuestro país, y cómo lo hará competitivamente”.

Magnetto apuntó a la producción primaria, como importante generadora de divisas en el corto plazo. Pero también a la infraestructura, servicios o industrias derivadas de la explotación agropecuaria, minera o energética. “Estas industrias son, y en mucha mayor medida podrían ser, una gran oportunidad de especialización para insertarnos en nuevos mercados. La biotecnología, la metalmecánica, los alimentos industrializados, son ejemplos de encadenamientos industriales de potencial exportador”, aseguró y destacó el rol del empresariado argentino.

Lo escuchaba Luis Pagani, CEO de Arcor, una de las mayores alimentaria del país. A su turno, Pagani aseguró que es optimista. Y coincidió con Magnetto en la necesidad de la planificación. “El sector privado y el estatal tenemos que estar trabajando en un plan a diez años, pero desde hace 25 años estamos en el corto plazo. Tenemos la obligación de contribuir a bajar ese 30% de pobreza”, indicó.

Federico Braun, dueño de la cadena de supermercados La Anónima y propietario de dos frigoríficos, sostuvo que hoy se exportan 450.000 toneladas de carne, pero se podría llegar al millón. “Por cada 100.000 toneladas de exportación se emplean a 1.000 personas”, detalló.

Y Enrique Cristofani, número uno del Banco Santander Rio, aseguró que se necesita ahorro interno para financiar el crédito. “Si se suman todos los dólares controlados por los argentinos, US$ 50.000 millones desde 2015, US$ 31.000 millones fueron a depósitos en dólares, que suben todos los días, y otra parte quedó afuera. Hay 25% del PBI de ahorro no invertido para financiar la economía”, aseguró.

Paolo Rocca sacó a relucir los números de Vaca Muerta y aseguró que el megayacimiento neuquino está cambiando el perfil del grupo Techint, de siderúrgico a energético.  El empresario destacó el acuerdo que lograron con el gremio para tener un marco laboral que les permitió invertir US$ 1.500 millones en un cambio que hoy produce 11 millones de metros cúbicos de gas. “Vamos a invertir otros US$ 1.300 millones para llevar al campo a 17 millones de m3, que es el 5% del consumo del país”, pronosticó.

Según sus cuentas, el impacto de Vaca Muerta sobre el balance fiscal del Estado representa un ahorro de más de US$ 400 millones en 2018 y más de US$ 700 millones en 2019 (calculado como la diferencia entre el costo del LNG, Fuel Oil y Gas Oil que se deja de importar y el costo del estímulo establecido por la Resolución 46).

Fuente: Clarín.

Descargar Semanario Seis Páginas