SEGUINOS

REGIONALES

Entre los negocios y los viajes de compras, Paraguay se entusiasma con subir en las preferencias del turismo argentino

El 60% del turismo que recibe ese país proviene de Argentina. Los fines de semana provocan éxodos que impactan en el negocio minorista fronterizo. Paraguay vuelve a ser una alternativa especialmente para los argentinos que viven cerca de la frontera. Para tomarse unos días de descanso o para realizar compras.

Como en cada uno de estos fines de semana especiales, la actividad comercial de las provincias situadas en zonas fronterizas son las que acusan el impacto del éxodo de sus habitantes. Misiones, Corrientes y Formosa son las que más fuertemente sienten el impacto en el noreste argentino, producto de las ventajas que encuentran en Paraguay.

Especialmente en el último año y medio Asunción volvió a ser un destino para familias argentinas que quieren disfrutar de un fin de semana largo. Y también para los hombres de negocios, especialmente los dedicados a la agroindustria.

De hecho, entre el 55% y el 60% del turismo que recibe este país proviene, principalmente, de la Argentina. Le siguen, en orden de importancia, Brasil con un 35% a un 40%, mientras que el resto corresponde a otros países, según datos de la Secretaría Nacional de Turismo de Paraguay (Senatur).

En 2015 ingresaron más de 75.000 argentinos a través del aeropuerto Silvio Pettirossi, y esa cifra llegó casi a los 78.000 el año pasado. Y en el primer trimestre de 2017 ya lo habían hecho casi 19.000 pasajeros por la conexión aérea.

"En general todos los fines de semana largo, aunque no propiamente lo sea este, tiene impacto de mayores ventas en los países limítrofes y caídas en las provincias limítrofes", sostuvo Pedro Cascales, vocero de la Cámara Argentina de la Empresa (CAME).

En abril, las ventas minoristas cayeron 8,3% en Misiones, según datos de la entidad, contra un 2,9% en Buenos Aires y 3,4% en Córdoba. Es una muestra del impacto de este comportamiento en las zonas de frontera.

El ingreso de argentinos por vía terrestre también es una muestra de cómo se aprovechan estos fines de semana para realizar compras.

Si bien entre 2015 y 2016 la cantidad de argentinos se redujo de más de 723.000 turistas a más de 655.000, es muy importante el crecimiento de los que llegaron hasta Paraguay por el Puerto Falcón, ubicado frente a Clorinda, en Formosa, y hasta Ciudad del Este, a unos pocos kilómetros de Misiones.

Mientras en 2015 llegaron algo más de 327.000 por el Puerto Falcón, un año después fueron más de 425.000. A Ciudad del Este, en tanto, se contabilizaron casi 17.000 en 2015 contra más de 28.000 en 2016, de acuerdo a lo informado por Senatur.

Esa cantidad impacta de manera directa en el comercio minorista que acusa el impacto del éxodo de los argentinos que deciden hacer compras en otros países como una forma de ahorrar.

Desde Paraguay aprovechan esta situación. El país se ofrece cada vez más como alternativa para estas escapadas y, principalmente, como destino de negocios. Y en ese marco, las perspectivas para este año son auspiciosas.

Es el 6° mayor productor de soja y de maíz, y 4° exportador de soja en el mundo. Además, de ser el 5° mayor exportador de carne del mundo. Muchos argentinos tienen inversiones en estos segmentos y se benefician del buen posicionamiento alcanzado por ese país en esos rubros.

Es una de las razones por las que Asunción suma cada vez más conectividad desde el punto de vista del transporte. Hasta ahora, sólo Aerolíneas Argentinas y LATAM operaban la ruta aérea hacia Asunción. Ahora, se sumó la boliviana Amaszonas, que buscará incrementar el flujo no sólo entre Buenos Aires y la capital paraguaya sino también entre esta y diversas ciudades del norte argentino, como Resistencia, en Chaco, y Salta.

Turismo de negocios

Paraguay busca el modo de incentivar el turismo a través de varias alternativas, aunque con especial énfasis por vía de los negocios. Se trata de uno de los países más abiertos de la región, con vínculos comerciales sólidos con Japón y Taiwán, principalmente, y a nivel regional con Chile y Brasil.

Esto lo convierte en un destino atractivo para realizar congresos, conferencias y demás encuentros corporativos dedicadas a diversas actividades. Por ello, los hoteles de Asunción, además de ofrecer alojamiento para responder a los diversos tipos de público que se reciben en este tipo de encuentros -desde estudiantes hasta profesionales- cuentan también con diversos espacios salones donde realizar desde reuniones de negocios de pocos integrantes hasta auditorios capaces de albergar de 600 a 1.000 personas, según de qué establecimiento se trate.

En la capital paraguaya los hoteles Excelsior y Granados Park, en el centro de la ciudad, y Yatch Club y el Bourbon Conmebol Asunción, en las afueras, son los que nuclean la oferta para recibir tanto a los turistas de negocios como de fin de semana. Con diferentes estilos, que van desde lo más clásico a lo más moderno, en todos hay puesto un especial énfasis a los argentinos que llegan hasta este lugar.

"La estadía promedio ronda los dos días y medio o tres, tiempo que se mantiene parejo a lo largo del año", explicó Pablo Damato, gerente general del Resort Yacht y Golf Club Paraguayo, ubicado sobre una margen del río Paraguay, frente a la ciudad argentina de Clorinda.

El tiempo que los argentinos pasan en Paraguay es idéntico en todos los hoteles, sea que se trate de negocios o de viaje de placer, de fin de semana. Muchas familias de Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa suelen elegir a Asunción como destino para aprovechar unos días de descanso.

"Ya conocemos a los argentinos que vienen hasta aquí. Estamos acostumbrados a atenderlos. A ellos les gusta venir siempre en familia", describió, por su parte, Luis Enrique Ricardo, gerente de comercialización y desarrollo de Hotel Excelsior, a la afluencia turística argentina.

Por esa razón, en Asunción, las tarifas hoteleras se acomodan a las necesidades de los ejecutivos que viajan de manera individual y a las de las familias que deciden pasar todos juntos unos días. Los precios se ubican en franjas que oscilan entre los u$s90 y los u$s140 la noche, según la capacidad de la habitación o la promoción que se pueda aprovechar.

En todos los casos se trata de alojamientos espaciosos. Es decir, las habitaciones que ofrecen los distintos hoteles son amplias y permiten recibir a una familia tipo, sin que se sientan apretados.

Atraidos por los precios que se consiguen en electrónica y productos para el hogar (blanco, electrodomésticos y baterías de cocina), quienes llegan hasta acá también aprovechan las ventajas en los precios de la ropa. Claro que los valores serán mucho más económicos en Ciudad del Este que en Asunción donde, se debe advertir, los precios de los shoppings son similares a los de los centros comerciales argentinos.

Ciudad del Este es la capital del abastecimiento de Paraguay. Funciona desde las 3 de la mañana hasta las 3 de la tarde. Si bien en Asunción es posible encontrar precios muy convenientes de teléfonos móviles de alta gama -un iPhone 7 oscila los u$s750 contra u$s1600 o más en la Argentina-, de sábanas -$350 un juego de cama Twin de 180 hilos contra $500 en promedio de este lado-, o de conjuntos deportivos genérico para niños en $200 contra $500-, en Ciudad del Este son todavía mejores, aseguraron los ejecutivos y funcionarios consultados.

Es lo que explica que muchos argentinos que llegan hasta este país, sea por negocios o por turismo familiar, aprovechen ese tiempo para realizar compras. Más allá de la diferencia que puede existir entre Ciudad del Este y Asunción la existente con los valores de ciertos artículos en la Argentina, especialmente en lo que hace a electrónica, justifican un viaje hasta la frontera litoraleña.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas