SEGUINOS

POSADAS

Entusiasmo profesional y familiar por recuperación de joven sometido a compleja operación

Héctor Julián Martínez fue sometido a una operación de 9 horas para la recesión de un tumor que afectaba su columna cervical, dejándolo parapléjico y con una mala postura de la cabeza –el mentón tocaba el esternón impidiéndole una visión horizontal-, y se recupera en terapia intensiva del Hospital Escuela Doctor Ramón Madariaga. El equipo de profesionales que lo intervino destacó el resultado favorable de la cirugía, pero hizo notar que todavía es un paciente crítico, que tiene pronóstico reservado, aunque se encuentra estable. De su lado, la hermana Olga del joven comentó emocionada: “mi hermano deseaba con todo el corazón esta operación. Ahora podrá tener una mejor vida”.

La intervención se efectuó el lunes y estuvo a cargo de los profesionales de los servicios de Neurocirugía: doctores Marcelo Ferreyra y Eduardo Stray; de Traumatología Edgar Gutiérrez y Felipe Ruiz Díaz, de Terapia Intensiva Guillermo Toledo (Jefe del servicio) y el coordinador asistencial Dr. Walter Villalba.


 


Martínez había ingresado al nosocomio el pasado miércoles 15 de agosto para realizar los estudios de rutina previos a una intervención de esta índole y en la mañana de este martes el equipo que lo atendió brindó un parte médico indicando que la intervención de alta complejidad duró cerca de 9  horas. “El paciente fue sometido a una cirugía donde se produce la reseción total de tumor cervical, que tenía en su parte más amplia entre 7 y 8 centímetros. Posteriormente se procedió al traslado al área de cirugía espinal, donde los médicos estabilizaron la columna, para que puede tener una posición correcta de la cabeza”, comunicó el coordinador Villalba.


      


“Martínez es un paciente que quedó con una secuela neurológica luego de una operación hace 10 años. Quedó parapléjico, lo que significa imposibilidad de movimiento de las piernas y de una posición de la cabeza hacia delante (chocando el mentón con el esternón), generando una mala posición de su columna”, añadió Villalba.


      


Finalizada la intervención el paciente fue traslado al sector de terapia intensiva para su recuperación. “El pronostico es reservado y el paciente está estable”, indicaron los profesionales que se mostraron satisfechos por la intervención.


 


Tanto los profesionales como la hermana del paciente resaltaron que la intervención se pudo realizar con éxito debido al equipamiento de alta tecnología con el que cuenta el Hospital Escuela, además de sus recursos humanos.


 


El traumatólogo Gutiérrez comentó que la patología que presentaba el joven Martínez no es muy común para los servicios de cirugía, “por lo que llevó  que cada uno de los pedidos de derivación que se realizaron a otros centros de salud del país fueran rechazados.  Pero hoy nosotros con nuestros equipos podemos llevar adelante este tipo de operaciones en Misiones”, destacó.


 


Por su parte, el neurocirujano Stray dijo que “hace un año y medio atiende al paciente, que estaba en un estado neurológico parapléjico (sin movilidad). En aquel momento no contábamos con la estructura necesaria para esta operación. Este año con la apertura del Hospital Escuela se pudo concretar la intervención”.


 


 


Toledo, el jefe Terapia Intensiva precisó que el paciente ingresó de inmediato al sector a su cargo. “Se trata de un paciente crítico, sometido a una cirugía de gran magnitud que por el manoseo quirúrgico se compromete la parte neurológica. De modo que hubo un operativo inmediato de terapia intensiva para su recuperación”.  Precisó que “se encontraba en shock operatorio que es bastante complicado cuando no se lo ataca que inmediato. Pero el paciente está evolucionando bien, tiene soporte respiratorio y de dogas vasoactivas y deberán esperar entre 8 y 16 horas más. Está sedado en uncoma farmacológico”.


 


Felicidad de la hermana


 


“Esto es increíble. Esperamos tanto, primero que se inaugure el Hospital Escuela, después la prótesis. Y al fin esto que era esperado por mi hermano con tanta emoción. El quería que le sacaran ese tumor que tenía desde hace 9 años y que lo hacía sufrir”, relató Olga Martínez.


 


Agregó que “hace 6 años que no camina, es re inteligente. Esto le pasó cuando tenía 21 años, así que él tiene mucha fe que va a volver a caminar, a vivir su vida, a casarse y formar una familia”.


 


Confianza de los médicos


 


Gutiérrez por su parte dijo que el paciente había sido rechazado en todo ese largo tiempo en centros de mayor complejidad por los riesgos que suponía la intervención. “Pero nosotros consideramos que en una patología tumoral es preferible intentarlo, más ahora que tenemos la infraestructura adecuada, en quirófano, en terapia intensiva”.


 


“A pesar de su estado reservado consideramos que va a salir adelante”, añadió. Stray dijo que “a pesar de los años transcurridos en que la médula estuvo dormida, puede llegarse a alguna movilidad de las piernas que han conservado la sensibilidad”. Recordó que no se enfrentaba un problema neurológico sino motor y dijo que “se cree que en dos o tres años, con suerte estaremos movilizando algo, por el fenómeno de recuperación de los nervios”.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas