SEGUINOS

POSADAS

Es ley: a partir de 2015 estará prohibido en la provincia usar leña de bosques nativos

La Legislatura provincial aprobó la iniciativa que propone la prohibición, a partir del 1 de enero del 2015, la producción, comercialización y consumo industrial de leña y de carbón vegetal provenientes de bosques naturales. La norma sancionada pretende que este recurso sea reemplazado por el proveniente de bosques cultivados, subproductos y residuos biomásicos de la forestoindustria.

La Legislatura provincial aprobó la iniciativa presentada por los diputados Mirta Hendrie y Carlos Rovira, mediante la cual proponen que se prohíba, a partir del 1 de enero del 2015, la producción, comercialización y consumo industrial de leña y de carbón vegetal provenientes de bosques naturales. Pretenden que este recurso sea reemplazado por el proveniente de bosques cultivados, subproductos y residuos biomásicos de la forestoindustria.
 
La ley busca mejorar la eficiencia energética en los procesos de uso y manejo de leña renovable en las agroindustrias. También, sustituir la producción, comercialización y consumo industrial de leña y de carbón vegetal originados en bosques naturales, por leña de bosques cultivados, subproductos y residuos biomásicos de la forestoindustria.
 
Pretende disminuir el impacto ambiental en las industrias de transformación física de la madera, como la polución del aire por humo y partículas en suspensión, los gases de efecto invernadero y los riesgos de incendios en las comunidades locales. Asimismo, apunta a mejorar la calidad de vida y sustentabilidad de pequeños leñateros y carboneros.
 
Para lograr estos objetivos se prohibirá, a partir del 1 de enero del 2015, la producción, comercialización y consumo industrial de leña y de carbón vegetal, de origen de bosques naturales, y la disposición final a cielo abierto de aserrín, viruta, costaneros y todo otro residuo biomásico de la forestoindustria.
 
En la misma línea, estará prohibida la quema de estos recursos a partir del 1 de enero de 2012, y a partir de esa fecha los secaderos de yerba mate y de té deberán disminuir el consumo de leña de bosques nativos en un cincuenta por ciento, para lo cual se busca la implementación de un plan de mejora de la eficiencia energética.
 
La iniciativa propone como autoridad de aplicación a la Subsecretaría de Desarrollo Forestal del Ministerio del Agro y la Producción, ámbito en el cual se crearía un Registro de Demandantes Agro y Foresto Industriales de Recursos Dendroenergéticos, de Acopiadores de Leña y Productores de Carbón.
 
La autoridad de aplicación tendrá la responsabilidad de implementar programas que tengan por finalidad promover y regular el establecimiento y manejo de bosques cultivados productores de leña o bosques cultivados energéticos; la promoción de la producción y acondicionamiento de subproductos biomásicos energéticos de micro y pequeñas industrias de transformación física de la madera, y de producción de subproductos biomásicos energéticos originados en rezagos de biomasa post cosecha y tratamientos silviculturales de plantaciones forestales, mediante el otorgamientos de créditos blandos y subsidios para el acondicionamiento tecnológico.
 
También buscará generar programas que contribuyan a la inclusión social, apoyo y reconversión de familias leñateras y carboneras de micro y pequeña escala, mediante planes de mejoramiento, sustentabilidad y de reconversión de rubro de sus emprendimientos.
 
En las sanciones previstas para los casos de incumplimientos se contemplan apercibimientos, multas, decomiso de los materiales utilizados en la infracción y clausura de establecimientos.
 
“Transformación”
 
Rovira dijo que es una ley “que implica una enorme transformación en actividades que hoy forman parte importante del producto bruto geográfico de la provincia, pero también forman parte importante del empleo, de nuestra historia; focalizar por caso al sector forestal, al sector de bosques nativos, significa nada más y nada menos que mirar todo el territorio de la provincia”.
 
“Los bordes formales de la ley, como los fundamentos científicos de la misma, nos ponen en el tema de que estamos tratando una ley de verdadero corte estratégico, moderna, donde por primera vez en Misiones se discute una terminología que solamente en los países de avanzada están tratando, que es la Biopolítica; ya aquí por segunda vez utilizamos este término y empieza a ser frecuente y recurrente en el territorio provincial, anticipándonos incluso al escenario nacional en tratamiento de cuestiones que hacen a la toma de decisiones de las nuevas dirigencias políticas que, en este caso, sí están centradas en lo que le interesa a la gente: hoy estamos tratando una ley que interesa al millón de misioneros, a sus familias y sobre todo a las nuevas generaciones”, remarcó el legislador.
 
Explicó también que “el Estado y la dirigencia política que ha impulsado esta iniciativa, el proyecto político que la lleva adelante, está poniendo a Misiones en el tratamiento del primer mecanismo de desarrollo limpio MDL”.
 
“Estas siglas son reconocidas globalmente en relación a legislaciones, programas y gestiones de los ejecutivos del mundo de cara a las discusiones del Protocolo de Kioto, y sus derivados, la Cumbre de Rio, y sobre todo a la inquietud de las comunidades de este planeta, más que las organizaciones políticas y los estados, sobre una toma de posiciones y empezar cambios, una época de cambios y transformaciones”, señaló.
 
“Quizá sea la comodidad de nuestro espacio político, de concebir e implementar permanentes cambios y transformaciones, la que explique desde el punto de vista político cómo hemos podido llevar adelante ésta y otras innumerables transformaciones y cambios en todos los sectores de la vida comunitaria”, indicó Rovira.
 
En esa línea, precisó que “la incorporación de la ciencia y de la tecnología a Misiones, a nuestras chacras, a nuestros más de 800 establecimientos por medio de esta ley transformadora, va a hacer la transición de salir del pasado y empezar un futuro de la mano de la ciencia y de esta tecnología más amigable, en términos de biopolítica sostenible”.
 
“Sostenible, porque por un lado, la ley que estamos impulsando ha creado los mecanismos de focalización de proyectos, mas un listado de incentivos que promueva la verdadera actividad de todo el sector no sólo de la yerba mate, del té, sino del sector forestal, a incorporar esta nueva metodología”, aclaró.
 
Destacó asimismo que se llevará adelante un registro que “va a ser fundamental para detectar la demanda creciente en un economía que, aunque no les guste a algunos, crece más del 10% y esperamos que siga así mucho tiempo”.



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas