SEGUINOS

Es Ley: Aerolíneas y Austral ya son del Estado

Tras 10 horas de debate, el Senado de la Nación convirtió en Ley la reestatización de Aerolíneas Argentinas. El oficialismo consiguió el 46 votos a favor contra 21.Los tres Senadores misioneros votaron a favor del rescate de la empresa. Eduardo Torres criticó a la oposición y pidió que “reconozcan sus culpas” y abogo por el éxito de la estatización de la empresa. Por su parte el Senador Luís Viana, que también habló en el recinto, hizo hincapié sobre en que “se discuta una política aerocomercial y reclamó más vuelos para las provincias”.

El kirchnerismo logró convertir en ley la norma que reestatiza Aerolíneas Argentinas y Austral, votando el proyecto que vino de Diputados tal cual llegó.

La norma fue aprobada por 46 votos a favor y 21 en contra.

Durante el debate, el oficialismo recurrió a la historia de la aviación y acusó a la Alianza de culpable de la llegada de Marsans. La UCR respondió vinculando a “Marsans con el kirchnerismo en negocios oscuros”. El vicepresidente Julio Cobos recibió un “golpe bajo” de parte del titular del radicalismo.

El debate comenzó a las 11, con una hora de demora, y se prolongó hasta las 21.48, con un final previsible: la ratificación de lo aprobado por los diputados hace dos semanas.

El oficialismo recurrió a la historia de la aviación para defender el proyecto de reestatización de Aerolíneas Argentinas y culpó a la “nefasta década del noventa”.

El miembro informante del oficialismo fue el senador bonaerense Eric Calcagno, quien recordó a Jorge Newbery y a Juan Perón, para revalorizar la función del transporte aerocomercial.

Si bien parecía una sesión tranquila, no tardaron en aparecer las chicanas políticas. Mientras el senador radical Gerardo Morales hacía uso de su palabra, el senador kirchnerista Nicolás Fernández lo interrumpió y acusó a la Alianza de culpable de la llegada de Marsans. Ante esta acusación, la UCR respondió vinculando a “Marsans con el kirchnerismo en negocios oscuros”.

También el vicepresidente Julio Cobos recibió un “golpe bajo” de parte del titular del radicalismo, Gerardo Morales, quien le dijo a Cobos: “Usted presidente debe saber bien porque integró la fórmula”, al referirse a los aportes de la campaña del Frente para la Victoria que hizo el grupo español Marsans.

Luego, el senador del Movimiento Popular Neuquino, Horacio Lores, manifestó que “no es un día alegre, es triste porque cuesta entender como se llegó a esta situación, ya que Aerolíneas era una línea aérea de primer nivel”. “Pero creo que el Gobierno hará todo lo posible para rescatar la empresa”, concluyó el legislador opositor que apoyará el proyecto oficial.

Tanto el senador misionario Luis Viana como la senadora chaqueña Elena Corregido pidieron que se discuta la política aerocomerical y reclamaron más vuelos a las provincias.

En el caso de Corregido, adelantó que votará en general pero no aprobará el artículo 1º “porque no voy aprobar un proyecto que dice compra sino que tenia que decir estatizar”.

El debate previo

El proyecto -que dos semanas atrás fue aprobado en Diputados y girado a la Cámara alta- obtuvo dictamen de mayoría tras ser firmado por 16 senadores de las comisiones de Presupuesto y Transporte.

La inciativa elaborada por el ministro de Planeamiento, Julio De Vido y el seceretario de Transporte, Ricardo Jaime, establece que el Estado adquirirá el paquete accionario de las compañías Aerolíneas Argentinas y Austral.

Esto generó rechazo en los bloques opositores que alegan que el proyecto se trata de un “salvataje” al pasivo de 900 millones de dólares que arrastran ambas empresas y varios de ellos presentaron iniciativas propias.

No obstante, los senadores oficialistas confían en que el proyecto será convertido en ley, dado que se habrían asegurado el voto positivo de más de 40 legisladores.
De hecho, para el proyecto sobre Aerolíneas el kirchnerismo logró recuperar a varios de los senadores “rebeldes” que votaron contra el proyecto de retenciones móviles del Gobierno, como Carlos Reutemann, Roxana Latorre, Emilio Rached y Horacio Lores.

En la Cámara de Diputados el proyecto del oficialismo sufrió varios cambios para que, en definitiva, sea el Congreso el que apruebe el valor a pagar por las empresas y también se introdujo una prevención para evitar que luego de su recuperación, las Aerolíneas sean reprivatizadas.

Además de la inciativa oficialista, se presentaron otros cuatro dictamenes de minoría: el que realizaron en conjunto la Coalición Cívica y la UCR; el del socialismo; el del radical K Pablo Verani y el del peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá.

Por su parte, los directivos del grupo español Marsans negaron ayer haber realizado un “vaciamiento” de la empresa, y acusaron a los gremios de impulsar una política de “hostigamiento” en su contra.

En tanto, trabajadores de Aerolíneas Argentinas y Austral se movilizarán este miércoles hasta el Congreso de la Nación para respaldar la “reestatización” de ambas compañías, que será tratada en el Senado.

El secretario general de la Asociación del Personal Aeronáutico, Edgardo Llano, sostuvo que “una vez más, tenemos que estar en la calle porque la lucha no terminó. La recuperación definitiva de Aerolíneas Argentinas y Austral la conquistaremos los trabajadores”.

“Por eso, este miércoles los gremios aeronáuticos y la CTA dirán presente en el Congreso para lograr esta recuperación definitiva que nunca debimos haber perdido”, enfatizó.

A través de un comunicado, Llano comentó que “las modificaciones y cambios conquistados en la Cámara de Diputados fueron posibles por la lucha y fuerza de los aeronáuticos”.

“A partir de estas modificaciones, como sacar del proyecto el Acta-Acuerdo firmada por el Gobierno con el Grupo Marsans, como dejar explícitamente claro que el Estado será quién esté a cargo de Aerolíneas y Austral, marca un punto de inflexión y de ruptura con la política privatizadora y neoliberal de los 90”, explicó.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas