SEGUINOS

POSADAS

Escuchas ilegales: los ex jueces apelaron el procesamiento

Los ex jueces de Instrucción Horacio Gallardo y José Luis Rey apelaron el procesamiento sin prisión preventiva que les dictó hace casi dos semanas el juez federal Norberto Oyarbide. El magistrado porteño consideró que ambos formaron parte de una asociación ilícita junto al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, el espía Ciro James, al ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios y a cinco oficiales de la Policía de Misiones, entre otros.

La Sala 1 de la Cámara Federal de Apelaciones de la Ciudad de Buenos Aires volverá a revisar el voluminoso expediente de las escuchas ilegales, luego que los ex jueces misioneros José Luis Rey y Horacio Enrique Gallardo apelaran los procesamientos que les dictó el juez federal Norberto Oyarbide el pasado 14 de mayo por una serie de escuchas telefónicas que ordenaron desde sus juzgados. En esa oportunidad, el magistrado porteño también procesó al jefe de Gobierno, Mauricio Macri; al ex ministro de Educación Mariano Narodowski.




César Goldstraj, abogado defensor de Rey, explicó que decidieron recurrir a la Cámara “porque la argumentación (de Oyarbide) es ficticia, parte de presunciones y de allí saca otras presunciones”. Y reiteró que “en el expediente no se pedían las transcripciones de las escuchas porque no era necesario, ya que sólo se buscaba localizar a un prófugo” de la Justicia.




Para Goldstraj “está claro que en todo esto los jueces fueron inducidos a cometer un error por parte de los policías que introducían datos falsos en los pedidos que motorizaban las escuchas”.




El caso salió a la luz en septiembre del año pasado, cuando un llamado telefónico anónimo advirtió al dirigente judío Sergio Burstein que su teléfono celular había sido intervenido por orden de la Justicia de Misiones. Burstein presentó un recurso de Habeas Data y confirmó la información.




Con una velocidad poco usual, la Justicia Federal pidió informes al Juzgado de Instrucción 2, que inmediatamente ordenó suspender todas las escuchas y ordenó abrir una causa para establecer si la Policía cometió delito al pedir la intervención del teléfono de una persona que nada tenía que ver con el mundo del delito.




Fue el oficial de la División Homicidios Diego Gastón Guarda quien terminó admitiendo que ése y otros números de Buenos Aires le habían sido aportados por el oficial de la Policía Federal Ciro Gerardo James, quien prestó servicios en la fuerza hasta principios de septiembre del año pasado, cuando renunció para ingresar en la Policía Metropolitana.




James -de profesión abogado- también se desempeñaba como colaborador de una universidad de la provincia de Buenos Aires y había sido contratado como auditor en el Ministerio de Educación porteño, sin que en ninguno de los casos se detectara incompatibilidad alguna pese a su condición de funcionario policial.
La intervención de una serie de teléfonos, entre ellos el de directivos de Carrefour y del cuñado de Mauricio Macri, derivó en un Jury a los jueces Gallardo y Rey, quienes terminaron destituidos el pasado 20 de abril por cinco votos a dos.




Oyarbide ordenó la detención de ambos ex jueces. Gallardo fue aprehendido en Posadas el 23 de abril, pero recién fue llevado a Buenos Aires cinco días después en un avión sanitario debido a sus problemas cardíacos. Rey, en tanto, se presentó el 27 de abril en los Tribunales de Comodoro Py y estuvo preso dos semanas hasta que la Cámara de Apelaciones ordenó su libertad supeditado a la causa.


Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas