SEGUINOS

POSADAS

Escuchas ilegales: Macri cada vez más comprometido

Por mucho menos, Richard Nixon perdió la presidencia de los Estados Unidos. Estaba involucrado en el espionaje al partido político rival, el demócrata. La investigación llevada adelante lo obligó a renunciar, tras tardar un buen tiempo en admitir su responsabilidad. El jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri también pretende evadir injerencias y no piensa siquiera en tomar licencia, asegurando a través de voceros que “seguiremos trabajando, a pesar del kirchnerismo”. Porque vendría a ser la presidenta y su esposo los que “dictan” el fallo del juez Norberto Oyarbide y la ratificación del procesamiento decidida por la Cámara de Casación. La misma Cámara a la que recurrió la defensa de Macri para enfrentar al magistrado pero a la que ahora se cuestiona porque su fallo lo desfavorece.

Y con Macri y su procesamiento vuelve a la prensa la “conexión Misiones”, porque a raíz de esta causa se enjuició y destituyó a dos jueces penales, Horacio Gallardo y José Luis Rey, por autorizar las escuchas telefónicas vinculadas a la escena nacional. Porque se escuchó al dirigente de familiares de las víctimas de la Amia, Sergio Burstein, en cuya causa judicial iba a ser procesado –como lo fue después- el ex comisario de la Federal, Jorge el “Fino” Palacios, el ex jefe de la policía Metropolitana de Macri. Lo espió Ciro James, el hombre que recurrió a policías y jueces penales de Misiones intentando seguramente “triangular el espionaje”, de modo que las sospechas no alcanzaran los verdaderos intereses que estaban en Buenos Aires.



 



Otro de los escuchados fue Carlos Avila, el empresario que estuvo en tratativas cuando el gobierno de Cristina de Kirchner resolvía el “fútbol para todos” afectando intereses de la prensa concentrada –especialmente Clarín- a la que es afecta Macri y la oposición anti kirchnerista en general. También hubo espionaje contra el cuñado y ahí sí por intereses económico-financieros, a juzgar por los trascendidos de los conflictos familiares.



 



Pero la conexión Misiones habría de encontrar un punto de contacto con vinculaciones ramificadas: el ex gobernador y ex presidente de la Nación, Ramón Puerta. Un hombre que desde el primer momento en la función pública trajo a la provincia y favoreció con obras a su amigo Macri. (los diarios de la época lo atestiguan). Porque además es quien ubicó a un dirigente de su entorno como Humberto Schiavoni en el gobierno porteño de “Mauricio” –como lo llama- y luego como jefe de campaña para el 2011. Un dirigente que además es el hijo del ministro del Superior Tribunal de Justicia del mismo nombre, Humberto Schiavoni, que fue uno de los dos votos en contra del enjuiciamiento y posterior destitución de los jueces involucrados. (El otro correspondió a un abogado del foro eldoradense, Gustavo Staude).



 



Puerta intento desligarse de estas vinculaciones pero con poco esfuerzo. Sus diputados –caso Julio Ifrán- estuvo en contra del enjuiciamiento de los jueces y nada hizo por favorecer el esclarecimiento de todo este caso, según lo acusó el propio Burstein, que en varias ocasiones se llegó a Misiones para seguir de cerca la causa de los jueces. Ante sus acusaciones Puerta llegó a decir que los jueces estaban “bien destituidos”. De la misma manera que hoy uno de ellos, el ahora abogado José Luis Rey se muestra preocupado por llegar a juicio porque entiende que allí se podrá demostrar su inocencia. Ni siquiera quiere opinar de esta confirmación de procesamiento de Macri –que estaba “cantada”- porque dice que no tiene que ver en nada con todo el espionaje ideado en Buenos Aires.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas