SEGUINOS

POSADAS

Escuchas ilegales: Rojas y Guarda vuelven a Comodoro Py para otra indagatoria

El comisario inspector Raúl Alberto Rojas y el oficial auxiliar Diego Gastón Guarda serán indagados por tercera vez en la causa de las escuchas ilegales. La medida se cumplirá este martes a media mañana en los Tribunales de Comodoro Py, en la Ciudad de Buenos Aires. El juez Federal Norberto Oyarbide les preguntará sobre la pinchadura del teléfono de un directivo de la firma de supermercados Coto.

Dos de los policías que aparecen más comprometidos en la causa de las escuchas ilegales a dirigentes políticos y empresariales de Buenos Aires volverán a ser indagados como supuestos integrantes de una asociación ilícita que pinchaba teléfonos celulares utilizando para ello órdenes legales que partían desde los juzgados de Instrucción 1 y 2 de Posadas, que se basaban en pedidos realizados por la Dirección de Investigaciones de la Policía de Misiones.

En esta oportunidad, comisario inspector Raúl Alberto Rojas y el oficial auxiliar Diego Gastón Guarda serán interrogados sobre las escuchas telefónicas que se realizó a un directivo de una reconocida cadena de supermercados de Buenos Aires.

La ampliación de la indagatoria será una mera formalidad, ya que no cambiará la situación procesal de los imputados. La citación tiene como finalidad ponerlos en conocimiento de una escucha ilegal sobre la cual no habían intimados en su momento por Oyarbide. En definitiva, se trata de subsanar un error que luego podría derivar en la nulidad de la causa.

Desde hace unos diez días, Rojas, Guarda y otros dos oficiales de la Policía de Misiones se hallan en situación de disponibilidad. Es decir que no cumplen tareas en la fuerza, cobran parte de sus sueldos y en dos años podrían ser dados de baja si no logran zafar de la causa judicial.

La semana pasada fue inagada nuevamente la secretaria Mónica González, quien volvió a reiterar su inocencia y a través de su defensa solicitó un careo con otro de los imputados, el ex oficial de la Policía Federal Ciro Gerardo James, con el fin de aclarar los motivos de las llamadas que el uniformado realizaba a su teléfono celular fuera de horario laboral.

El escándalo se inició en septiembre del año pasado y ahora la propia Secretaría de Inteligencia tuvo que admitir que uno de sus agentes habría sido quien llamó en forma anónima a la casa del dirigente judío Sergio Burstein y alertó a su hija Glenda sobre la pinchadura del teléfono, que había sido ordenada desde Misiones.

Precisamente, este martes a las 11.00 el agente de la Side Hugo Alvarez será interrogado por el juez de la causa, Norberto Oyarbide.

El caso de las escuchas derivó en el procesamiento con prisión preventiva de James y del ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios; y la destitución de los jueces misioneros Horacio Gallardo y José Luis Rey, el pasado 20 de abril.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas